12 - 12 - 2017

    Air Nostrum prevé obtener beneficios en 2015

    air-nostrum

    Air Nostrum, aerolínea franquiciada de Iberia para vuelos regionales, prevé obtener beneficios en 2015, una vez haya llevado a cabo por completo su plan de ajuste y haya ampliado su capital, lo que ha supuesto una inyección de 25,8 millones de euros (7,5 millones en capital, 8,3 millones en deuda a diez años y 10 millones en deuda disponible).

    Durante este plan de ajuste, el control de Air Nostrum lo ha asumido Carlos Bertomeu, consejero delegado con el 54,41% de las acciones tras presentar una oferta “para garantizar la viabilidad de la compañía” junto a sus socios Antonio Pellicer y José Remohí, que invirtieron a través de sus sociedades patrimoniales y poseen un 15% cada uno.

    De hecho, hubo cuatro ofertas no vinculantes tras remitir el plan de ajuste y perspectivas de la aerolínea a 15 potenciales inversores y, al final del proceso, Bertomeu y sus socios presentaron una “oferta competitiva” a la vista de las realizadas por esos fondos, que iban “muy al límite, con mucha parte en deuda, cara, y con planes de salida a tres o cuatro años”.

    Bertomeu asegura que tiene vocación de permanencia y que, después de 20 años en la empresa, intentó construir “una oferta adecuada a lo necesario para garantizar la viabilidad y no cortoplacista, sino con vocación de seguir siendo una de las grandes regionales europeas durante otros 20 años”.

    En su caso, la mayoría de los fondos aportados provienen de un crédito a diez años que espera devolver con los dividendos, no contempla salir a Bolsa y tiene opción de compra por si otros accionistas quisieran vender.

    A su juicio, “es una inversión financiera buena” y, respecto a la valoración de la compañía, recalca que ésta “tiene un valor en la medida en que ha hecho la reestructuración y vuelve a tener fondos para seguir operando en el sector en el que está”. “Las compañías valen dinero si ganan dinero”, ha sentenciado Bertomeu, que podría convertirse en presidente en el próximo consejo de administración.

    Además, ha valorado el “punto de inflexión” que atraviesa Air Nostrum al haber alcanzado “un nivel de costes gestionables tan competitivo como el de cualquier nuevo entrante en el sector” y haberse detenido la caída del ingreso medio por pasajero en abril, hasta el punto de presentarla como “una de las compañías regionales de Europa más competitiva y ajustada en costes”.

    Entre 2008 y 2013, ha pasado de 5,4 a 3,6 millones de pasajeros, de 69 a 36 aviones y de 157.633 a 69.533 vuelos, mientras que su plantilla bajó de 1.801 a 1.513 empleados entre 2012 y 2014 “sin despidos” y recortó su coste unitario entre el 18 y el 40%.

    En ese contexto, prevé cerrar 2013 con “pérdidas muy importantes, aunque menores que las de 2012”, situarse “cerca del equilibrio en 2014” y “volver de manera firme a beneficios en 2015”, punto en el que Bertomeu matiza que lo harán “en proporción a los nuevos niveles de facturación”, que caerán “de 600 a 350 o 360 millones de euros”.

    Tras haber registrado un descenso del ingreso medio por pasajero del 22% entre 2008 y 2013, lo que supuso una caída de facturación cercana a cien millones y un encarecimiento del combustible del 460% que aumentó el gasto en 72 millones, en la actualidad aseguran estar “preparadísimos para crecer a nada que el mercado dé síntomas” gracias a los ajustes y a esa ampliación de capital que solventó su “delicada situación patrimonial”.

    Según Bertomeu, “de las grandes compañías regionales europeas, Air Nostrum es la que está mejor situada por tamaño y módulo de flota para la nueva aviación regional”, ya que anticipó la necesaria racionalización de la flota y cuenta con diez CRJ 200 de 50 plazas, once CRJ 900 de 90, cinco ATR 72-600 de 72 y diez CRJ 1000 de 100.

    Además, ha realizado un “agresivo plan” para reducir el exceso de capacidad y potenciar la conectividad con el grupo Iberia en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas y se ha focalizado en las conexiones domésticas e internacionales en Madrid, los mercados nicho y obligaciones de servicio público, como la interbalear y Melilla, y la reducción de capacidad en rutas punto a punto.

    En ese contexto, Bertomeu asegura que su competencia no es el AVE, sino las regionales que también realizan conexiones con el grupo One World, y admite que la base de Valencia “sería más lógica en la medida en que el aeropuerto recuperara conectividad directa a más sitios” para evitar gastos por desplazamiento de aviones vacíos.

    A su juicio, “hay muchos turistas, pero el gasto turístico es bajo” y conviene “volver a atraer de forma sistemática a turistas con altos niveles de gasto”, como los procedentes de China, Rusia o el norte de Europa, al tiempo que se recupera el turismo nacional, cuyo gasto medio superaba el de los extranjeros “cuando se movía”.

    La apuesta de Air Nostrum por operar en aeropuertos españoles quedó patente en noviembre, cuando la aerolínea programó junto a Ryanair 18 vuelos extra entre el Aeropuerto de Fuerteventura y los aeropuertos de Madrid y Santiago de Compostela para reforzar los servicios durante el Puente de la Constitución, Navidad y Reyes.

    Airbus Group pagará 0,75 euros por acción

    UTi Worldwide abre su nueva planta en Houston

    Deje un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.