25 - 11 - 2017

    Almacén Frigorífico Chiltren trabaja con dos carretillas retráctiles MR

    carretillas-Yale-Chiltren

    Almacén Frigorífico Chiltern, especialista en logística de temperatura controlada, está trabajando con dos carretillas retráctiles MR14 de almacenamiento en frío y con dos transpaletas motorizadas MP20X para almacenamiento en frío de Yale Europe Materials Handling, suministradas por el distribuidor de Chelveston (Northants), JST Forklifts, que permiten a la compañía operar a temperaturas que llegan a -23°C.

    Chiltern emplea una flota de solo cuatro carretillas elevadoras para mantener las operaciones desarrolladas en el almacén frigorífico de 3.300 posiciones de palés del Almacén Frigorífico Chiltern en Bourne, Lincolnshire (Inglaterra), uno de los cuatro emplazamientos de la compañía que se estableció hace tres años y aloja productos de alimentación, como pescado y carnes de aves, con destino a restaurantes, bares y otras tiendas de alimentos.

    Trabajando con palés que pesan normalmente 800 kilos y que miden hasta 1,8 metros de altura, las dos carretillas Yale MR14 trabajan en los pasillos de tres metros de ancho del sitio de Bourne, principalmente depositando y recuperando palés llenos o desde alturas de hasta 6,2 metros.

    Las dos carretillas retráctiles MR tienen una capacidad de elevación de 1,4 toneladas, más que suficiente para hacerse cargo de los pesos de las cargas y para elevarlas hasta las alturas normales en el sitio. Trabajan en turnos de doce horas, cinco días a la semana.

    Las dos transpaletas motorizadas MPX son ambas de modelos de 2 toneladas y están equipadas con plataformas de operario de estilo carruaje y con manillares tipo scooter (Scooter Control) en lugar del control más común de brazo de timón.

    Además, las transpaletas se utilizan como apoyo al trabajo de las carretillas retráctiles ejecutando la carga y descarga de vehículos a través de los muelles de carga del emplazamiento.

    El director de Contratos del Almacén Frigorífico Chiltern, John Davidson, se decantó por las carretillas Yale después de una visita a las instalaciones de producción de carretillas Yale en Masate (Italia), donde quedó convencido por la calidad de construcción y por los procesos de pruebas.

    “La calidad de construcción es fundamental para mí. Son carretillas construidas muy sólidamente”, confirma Davidson. “También se aplicaba un proceso de pruebas muy robusto en la fábrica, por ejemplo la prueba de la banda sonora, ¡realmente intensa! He ido a los sitios de otros fabricantes y no he visto nada como esto”.

    John Davidson afirma que el espesor de la placa utilizada en la construcción de las nuevas carretillas retráctiles MR, junto con el uso mínimo de vulnerables paneles de plástico usados normalmente en otras marcas de equipos, fueron también dos cuestiones clave para él.

    El directivo también ha quedado impresionado por la protección contra la humedad que está incorporada en las carretillas. “El mayor problema con cualquier carretilla retráctil que entra y sale de un almacenamiento en frío es la condensación, que frecuentemente da lugar a problemas eléctricos”, comenta Davidson.

    Como los conductores solo trabajan en el almacén en frío durante periodos de hasta 50 minutos seguidos, el Almacén Frigorífico de Chiltern no tuvo que optar por las cabinas cerradas equipadas normalmente en la nueva MR con especificación para almacenamiento en frío, lo que ha permitido que sea práctico utilizar las carretillas retráctiles para trabajos adicionales, como por ejemplo movimientos de palés llenos.

    De esta manera no ha habido ninguna necesidad de utilizar equipos adicionales aparte para recoger cajas, por ejemplo, un trabajo que no habría sido práctico con una cabina cerrada en una carretilla retráctil ya que es necesario mantener la puerta cerrada para mantener la temperatura interna.

    Davidson optó por las plataformas de operario de estilo carruaje cerradas en las transpaletas motorizadas MPX porque pensaron que ofrecía protección adicional en comparación con los brazos laterales plegables de muchos otros modelos, tanto para el operario como para la propia carretilla.

    “Me gustan los compartimentos de operario de estilo carruaje para la reducción de daños en la propia máquina. Los brazos de las alternativas plegables tienden a sufrir muchos daños, y el operario está mucho más protegido también, lo que es una ventaja clave para nosotros”, concluye el director.

    El distribuidor Yale JST Forklifts suministró la flota con una operación de contrato de alquiler justo por debajo de cinco años para ajustarlo al leasing del edificio, junto con un paquete de mantenimiento completo y ofreciendo un tiempo de respuesta in situ garantizado de cuatro horas en caso de avisos imprevistos.

    Davidson añade que JST Forklifts no solo fue muy competitivo en el precio inicial, sino que también demostró su excelencia manteniendo los costes de mantenimiento igualmente bajos.

    Yale introdujo el pasado mes de marzo la tecnología Yale Smart Lift y Yale Smart Slow Down en la serie MP 16-22 de sus carretilleros. Este tipo de mejoras aumentan la productividad del carretillero.

    Ford da vacaciones forzosas a sus trabajadores en Brasil

    Amazon prepara una tableta de 50 dólares para la campaña navideña

    Deje un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.