23 - 11 - 2017

    Trabajadoras latinoamericanas ganan un 19% menos que los hombres

    Latinoamerica-directiva

    Las trabajadoras de Latinoamérica y el Caribe ganan en promedio un 19% menos que hombres en los mismos cargos y con las mismas condiciones educativas y de experiencia laboral, según Bruce Mac Máster, presidente de la ANDI.

    En el caso de Colombia, la diferencia salarial entre hombres y mujeres en igualdad de cargos y nivel educativo es la misma de Latinoamérica: el 19%. En el campo profesional, por ejemplo, esta disparidad se inicia en las instancias superiores de educación universitaria, según asegura la secretaria de Educación de Bogotá, María Victoria Angulo.

    Angulo señala que, aunque el país presenta una proporción equitativa en las cifras de hombres y mujeres en el nivel de pregrado, la balanza comienza a inclinarse positivamente para los hombres, que registran mayores graduandos de especializaciones, maestrías y doctorados que las mujeres. Esta divergencia, indudablemente, afecta negativamente las oportunidades salariales equitativas para ellas.

    Los altos círculos gerenciales tampoco presentan un campo de juego igualitario para las mujeres. De acuerdo con Camilo Reyes, director ejecutivo de la Cámara de Comercio Colombo Americana (AmCham Colombia), menos del 1% de los CEO a la cabeza de las 500 compañías más grandes del mundo eran mujeres en 2014.

    Esta tendencia también es cierta para Colombia, en donde sólo siete de las 100 empresas más grandes son dirigidas por mujeres.

    Este fenómeno en el sector privado mundial sigue sucediendo. De acuerdo con la Dra. D Sangeeta, oficial jefe de Diversidad y vicepresidenta ejecutiva de Global Data Science de Nielsen, “la diversidad, incluyendo la aportada por las mujeres en el sitio de trabajo, significa mejores negocios, con más cultura y mayores niveles de innovación”.

    Para Camilo Reyes, este panorama de discriminación que es palpable en todos los aspectos de la experiencia laboral de las mujeres, está obligado a cambiar no sólo por la búsqueda de un Planeta 50-50, sino de cara a las vicisitudes de la economía mundial.

    “El poder económico de las mujeres ha sido llamado ‘la próxima economía emergente’, ya que concentra adquisiciones de más de dos billones de dólares al año. En el sector privado, el éxito de las empresas que son propiedad de mujeres puede tener un impacto multiplicador importante; hay evidencias que sugieren que en los mercados emergentes estas empresas suelen reinvertir más en sus comunidades, por ejemplo”, afirma Reyes.

    En España, por ejemplo, Confectionary Holding, grupo agroalimentario alicantino, colabora con la Fundación Adecco para la integración laboral de mujeres en riesgo de exclusión social dentro de su programa de Responsabilidad Social Corporativa.

    Precios de hoteles valencianos aumentaron un 44,44% por Fallas

    Telefónica sitúa a España como el país mejor conectado de Europa

    Deje un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.