24 - 07 - 2017

    Traducciones juradas del expediente académico: requisito para estudiar en el extranjero

    traducciones juradas

    Tras años de ligero descenso, el número de universitarios que deciden salir a estudiar o trabajar al extranjero comienza a elevarse: son muchos los jóvenes que salen fuera de las fronteras en busca de un futuro más próspero y en este viaje, si es a un país con idioma diferente, los documentos con traducciones juradas serán el pasaporte que dé entrada a su nueva vida.

    Especialmente en el ámbito universitario, pero también en la demanda de puestos laborales que requieran una formación, el expediente académico es uno de los documentos imprescindibles que todo inmigrante debe llevar consigo: no solo puede ser requisito indispensable para el acceso a una universidad extranjera -pues las instituciones deben conocer y certificar los estudios que se han cursado previamente-, sino que también pueden solicitarla en una entrevista de trabajo y no tenerlo puede suponer una oportunidad perdida. En este caso, si el país de destino es de habla no hispana, para muchos de los trámites tanto el título como el expediente académico han de contar no solo con la pertinente legalización, sino también con una traducción jurada.

    Para que la traducción jurada sea de calidad y tenga el resultado deseado, el traductor oficial ha de tener en cuenta diferentes aspectos propios de los expedientes académicos:

    • Nombre de las asignaturas: uno de los aspectos más controvertidos de los estudios es la denominación de las asignaturas. Y es que en cada país e incluso, en cada universidad, las asignaturas adquieren una denominación diferente. En este sentido, el traductor jurado deberá traducir el nombre de la manera más fiel posible al documento original. No obstante, puede aparecer una dificultad añadida: las abreviaturas. En caso de que las asignaturas cuenten con abreviaturas, el traductor oficial deberá hacer un estudio previo para cerciorarse del nombre de la asignatura y poder plasmarla en el idioma en el que realice la traducción jurada.
    • Calificaciones: en función de la procedencia del expediente académico, país de origen e institución, el sistema de calificación de procedencia y destino puede diferir. En este caso, el traductor oficial no debe realizar la equivalencia entre las calificaciones, puesto que no tiene potestad de homologación de titulación. Sin embargo, en ocasiones, puede realizar una aclaración sobre los sistemas sin equivalencias directas a pie de página de la traducción jurada.
    • Códigos de las asignaturas: las asignaturas, por norma general, aparecen precedidas de códigos compuestos por números y letras, así como abreviaturas. Al ser una nomenclatura propia de la institución, en este caso, la mejor opción es dejarlo en la traducción jurada como en el documento de origen.

    Antes de emprender tu viaje, recuerda que cuanto más planeado y organizado lo tengas –incluida la documentación que puedas necesitar-, más sencillo será que te adaptes y reducirás la incertidumbre: para vivir la aventura no necesariamente hay que “ir a la aventura”.

     

    Jornada sobre las últimas tecnologías del proceso de packaging

    Startup Mapotempo se une al grupo Spec-Octime