España mantiene segundo puesto europeo en la fabricación de vehículos