28 - 03 - 2017

    Seguro de impago de alquiler: tres garantías que deben tener los propietarios

    Seguro de impago

    El seguro de impago de alquiler es un factor determinante para aquellos propietarios que quieran evitarse dolores de cabeza a la hora de alquilar su inmueble. Contratando un seguro de alquiler, el propietario de la vivienda arrendada tiene garantizado el cobro de las mensualidades impagadas de alquiler y queda cubierto de los eventuales daños materiales sobre la vivienda que pueda causar el inquilino, como consecuencia de actos vandálicos o malintencionados.

    Este seguro de impago de alquiler ayuda a reclamar y defender los derechos del propietario mediante tres garantías mínimas:

    1. Garantía de Impago de alquiler. Se garantizan las rentas impagadas por el arrendatario.
    2. Defensa Jurídica. Quedan cubiertos los gastos en que puede incurrir el arrendador como consecuencia de su intervención en un procedimiento administrativo, judicial o arbitral, así como la prestación de servicios de asistencia jurídica judicial y extrajudicial derivados de la cobertura del seguro.
    3. Actos vandálicos. En caso de haberse producido impago de rentas, además se garantizan los deterioros inmobiliarios y la apropiación indebida del continente de la vivienda asegurada, causados por el arrendatario como consecuencia de actos de vandalismo o malintencionados

    Antes de poner en marcha este seguro de alquiler de vivienda que protege del impago de las rentas y de los desperfectos que el inquilino pueda causar al inmueble, nuestra compañía aseguradora necesitará realizar un estudio de viabilidad económica sobre el inquilino.

     Este proceso se trata de un análisis de los ingresos que obtiene el arrendatario para compararlos con la renta mensual que va a pagar en concepto de alquiler. Además, se consulta si el inquilino tiene antecedentes de impago, es decir, se comprobará si es un inquilino moroso.

    Según cifras oficiales, en los últimos años los alquileres han subido en España, principalmente debido a la crisis. Mientras en 2001 el 84,5% de las viviendas estaban en propiedad y sólo el 9,6% de las viviendas eran de alquiler, en 2013 se pasó a un 77,7% de las viviendas en propiedad y un 15,4% en régimen de alquiler. Lo que significa que cada vez será más importante para los propietarios estar protegidos ante cualquier situación de impago de alquiler.

     

     

    El Gobierno de Sri Lanka promociona el país asiático en Madrid

    Asturias, Galicia y País Vasco, los destinos favoritos de los españoles para escaparse un fin de semana