20 - 11 - 2017

    Clínica dental en Madrid explica cómo cuidar el cepillo de dientes

    Clínica dental en Madrid

    La clínica dental en Madrid InterOralia recalca la importancia de cuidar nuestro cepillo de dientes de manera adecuada para evitar posibles complicaciones en nuestra salud bucodental. Para ello, ofrecen una serie de consejos relacionados con su mantenimiento.

    Enjuagar bien el cepillo después de su uso. Una vez se ha terminado de cepillar los dientes, es importante enjuagar de manera enérgica el cepillo bajo el agua del grifo, para eliminar los restos de alimentos y dentífrico que puedan quedar acumulados entre las cerdas. En ningún momento se deberán usar electrodomésticos como el lavavajillas para limpiar el cepillo, ya que puede estropearlo.

    Dejar que el cepillo se seque en un lugar abierto y verticalmente. La clínica dental en Madrid InterOralia recomienda que, una vez que el cepillo se haya enjuagado, hay que dejarlo secar con el aire, colocándolo verticalmente, para que el agua vaya de la cabeza del cepillo hacia abajo. Por el contrario, el cepillo no debe almacenarse en un lugar cerrado como puede ser un cajón o armario, ni cubrirlo con plástico o colocarle un capuchón protector, ya que dificultaría su ventilación. El secado del cepillo es muy importante, ya que, si se almacena húmedo, podrían llegar a aparecer bacterias e incluso hongos en él. También es recomendable mantenerlo lejos del lavabo para evitar que puedan alcanzarle posibles salpicaduras.

    Evitar el contacto con otros cepillos. Es habitual que las personas que comparten aseo, tengan habilitado un recipiente donde colocar los cepillos de dientes una vez se han utilizado. Según la clínica dental en Madrid InterOralia, es muy importante que los cepillos de dientes se almacenen alejados entre sí y no entren en contacto en ningún momento, ya que estaríamos favoreciendo la transmisión de bacterias y el contagio de infecciones. Por estas razones, tampoco se debe nunca compartir el cepillo de dientes, su uso debe ser personal, de lo contrario estaremos poniendo en riesgo nuestra salud.

    Cambiar el cepillo de dientes, mínimo, cada tres meses. El cepillo de dientes tiene una duración aproximada de tres meses; a partir de ese período de tiempo, comienza a perder efectividad y resistencia. Normalmente, este desgaste se puede apreciar en las cerdas, cuando éstas se muestren abiertas o dobladas. Además, desde la clínica dental en Madrid InterOralia se aconseja reemplazar el cepillo de dientes tras pasar una enfermedad infecciosa, ya que los gérmenes podrían permanecer acumulados entre las cerdas, favoreciendo la reaparición de la infección.

    Es necesario tomar conciencia de las consecuencias que pueden acarrear un mantenimiento incorrecto de nuestro cepillo dental. Por eso, es importante tener en cuenta estos consejos y aplicarlos diariamente para mantener una correcta higiene dental y proteger así nuestra salud.

    Los conjuntos bebé cómodos favorecen el crecimiento

    Injerto capilar: ¿Qué técnicas existen?