20 - 11 - 2017

    Aluminio, elemento clave en el sector turístico para ahorrar energía y ofrecer confort

    El sector hotelero ha apostado por la eficiencia y el respeto al medio ambiente en los últimos años y ha evolucionado de forma positiva hacia la sostenibilidad, una forma de gestión eficiente y a la vez compatible con el desarrollo económico.

    Sin embargo, tiene todavía un gran potencial de ahorro, por cuanto los hoteles son establecimientos que consumen energía permanentemente a lo largo de las veinticuatro horas del día y trescientos sesenta y cinco días al año.

    El segundo concepto de gasto en los hoteles, después del de personal, es el de la energía. Un dato relevante si tenemos en cuenta que el sector turístico tiene alrededor de un 25% de potencial de ahorro energético, lo que supondría una suma nada desdeñable para cualquier empresa y, sobre todo, para el medio ambiente.

    Juan Almansa, director gerente de Grupo Almansa, ha señalado: “En la búsqueda de esta eficiencia cada vez más los hoteleros tienen presente el concepto de sostenibilidad y acometen reformas en sus establecimientos en las que apuestan por el aluminio como elemento clave. Simples medidas de eficiencia energética como la sustitución de cerramientos poco eficientes o de ventanas envejecidas y de baja resistencia térmica por ventanas de aluminio, supondrían una reducción del consumo de calefacción de hasta un 50%, no sólo por la reducción de pérdidas de calor, sino también por la reducción de infiltraciones de aire”.

    La sustitución de cerramientos poco eficientes por otros con mejores prestaciones energéticas es una de las actuaciones sobre los edificios más rentables, fáciles y rápidas de realizar.

     

    Los sistemas de dosificación en el tratamiento de calderas

    Telefónica muestra su compromiso con los servicios IoT tras unirse al 5GAA