19 - 11 - 2017

    Opel utiliza impresoras 3D para fabricar el Adam Rocks

    opel-produccion-planta

    Sascha Holl, ingeniero de simulación virtual, lidera un equipo de 6 personas que imprimen con impresoras 3D diversas piezas de plástico en Rüsselsheim. Estas piezas se emplean en multitud de plantas de producción de Opel en toda Europa, como ocurre en la planta de Eisenach, donde se está montando el Adam y su nuevo compañero, el Adam Rocks.

    Además, los expertos de Opel prevén que el uso de impresoras 3D en la producción de automóviles se incrementará sustancialmente. “En el futuro, más y más herramientas de montaje 3D serán integradas en el proceso de producción”, indica Sascha Holl.

    Para la producción del Adam Rocks, que será lanzado en octubre, la planta de Eisenach utiliza una plantilla específica hecha a través de impresión 3D para producir el logotipo del nombre del coche en la ventana lateral. Y para el parabrisas, una guía, hecha también mediante impresión 3D, facilita el montaje e incrementa la precisión.

    Otras piezas de impresora son también utilizadas para ajustar los diferentes cromados o para instalar el techo de lona corredizo en el Adam Rocks. Alrededor de 40 plantillas, guías y ayudas de este tipo son utilizadas en Eisenach.

    Este equipamiento fue desarrollado por ordenador durante la fase de desarrollo del Adam Rocks. “Nos permite adaptar las piezas rápidamente. Si algo cambia en el coche, podemos modificar la pieza con unos pocos clics”, explica Holl. “Con el procesos de impresión 3D podemos producir cualquier cosa que imaginemos a partir de una forma o trazo. A diferencia de las tecnologías convencionales de fabricación, nosotros no aceptamos ningún tipo de limitación”.

    El equipo de ingeniería virtual de Rüsselsheim tampoco se ve limitado a la hora de fabricar piezas grandes ya que utilizando una sofisticada tecnología, se puede, a partir de piezas pequeñas construir otras más grandes. Por ejemplo, para producir una guía de ayuda para el faldón lateral o el spoiler trasero del Adam Rocks.

    Durante la impresión 3D, el plástico se funde y se establece en capas sucesivas, cada una tan sólo de 0,25 mm de grosor. El plástico utilizado es ligero, robusto y versátil. Los huecos y salientes son tratados de forma automática con un material de relleno, que luego es eliminado convenientemente en una especie de lavavajillas.

    “El proceso puede ser comparado con la construcción de puentes o balaustradas”, indica Holl. “Los elementos altos o que sobresalen deben ser apuntalados hasta que el material de endurezca. Solo en ese momento se pueden quitar los elementos de apoyo”.

    El pequeño número de plantillas requeridas en el montaje final se hizo con anterioridad a mano en un proceso de elaboración usando yeso y resina molida. Gracias a la impresión 3D, los costes de producción de estos elementos se ha reducido hasta en un 9%. Además, las herramientas impresas están listas para usar después de sólo unas ocho horas, y son hasta un 70% más ligeras.

    Otra ventaja es que estas ayudas pueden ser procesadas mecánicamente y químicamente. Por ejemplo, pueden ser perforadas, fresadas, lijadas, barnizadas y conectadas y combinadas entre sí, incluso entre diferentes materiales. La modificación y el ajuste de estas piezas pueden llevarse a cabo en solo unos minutos a través de un PC. “Podemos adaptar las herramientas a cualquier situación de montaje, así como concebirlas de tal forma que faciliten el trabajo a nuestros compañeros de la planta”, añade Holl.

    La producción del Opel Insignia y el Cabrio también se benefician de la impresión 3D. Además, el Mokka, que comenzará a salir de las líneas de montaje en Zaragoza a finales de este año, será uno de los modelos construidos con la ayuda de herramientas de una impresora 3D. Este progresivo aumento convierte a Opel en líder de la utilización de esta técnica dentro del Grupo GM.

    El comparador y metabuscador de coches de segunda mano AutoUncle.es destacó a mediados de junio el contraste de ventas existente entre el modelo Opel Corsa y el Renault Clio. Aunque ambos alcanzaban similares cifras de ventas en 2013, ocupando el sexto y séptimo puesto respectivamente, se encuentran marcadas diferencias en el mercado de segunda mano.

    El beneficio neto de HP desciende casi un 30%

    Telefónica suma 232 ciudades con 4G en el Reino Unido

    Deje un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.