21 - 07 - 2017

    Válvulas termostáticas permiten ahorrar una media de 24,7% de consumo de calefacción

    ahorro-calefaccion-aercca-radiador

    Según el “Estudio sobre ahorros derivados de la contabilización individual de calefacción en España” realizado por la Universidad de Alcalá para la Asociación Española de Repartidores de Costes de Calefacción (AERCCA), la instalación de repartidores de costes de calefacción y válvulas termostáticas permite ahorrar una media de 24,7% de consumo de calefacción en las viviendas de edificios con calefacción central.

    Los ahorros energéticos medios de las 1.349 viviendas en España (*) con instalación colectiva o centralizada de calefacción analizadas, medidos en términos absolutos, corresponden a unos 7 GWh, el equivalente a 8 meses de consumo de energía eléctrica de una vivienda tipo.

    El informe confirma, asimismo que, entre las medidas orientadas a ahorrar energía en las instalaciones de calefacción centralizada, el uso de repartidores de costes y válvulas termostáticas es la más eficiente. Y que la adaptación de este tipo de medidas, además, contribuye a la reducción de los gases de efecto invernadero, disminuyendo una media de 61 toneladas de CO2 al año.

    Desde AERCCA explican que “el estudio demuestra la urgencia de adoptar medidas de eficiencia energética en España, como es el caso de la instalación de medidores individuales para calefacción y agua, y la eficiencia de estas medidas en términos de costes e impacto medioambiental. Los repartidores de costes de calefacción y válvulas termostáticas representan una medida asequible y eficiente para cumplir con nuestros compromisos como país y mejorar los hábitos de consumo de las familias españolas”.

    En España, el 24% de estas emisiones de CO2 son generadas por viviendas familiares y la calefacción representa el 71% del consumo doméstico en energía. Esto es, la mitad de la energía que gastan las familias españolas se emplea en calentar sus viviendas.

    El informe de la Universidad de Alcalá explica que las necesidades de consumo energético han crecido debido al aumento de consumo por persona y al propio crecimiento de la población.

    En la Unión Europea, en 2015 se consumió la octava parte de la energía primaria mundial, a la vez que se produjo algo más del 10% de las emisiones mundiales de CO2. De este porcentaje, España, en el mismo año, consumió el 1% de la energía primaria mundial, haciendo con que sea el país que produce prácticamente el 1% de las emisiones mundiales de CO2.

    Grifos de ducha para ahorrar agua: Tres consejos para mejorar su eficiencia

    Clínica dental en Madrid Centro destaca la importancia de las revisiones al dentista