21 - 11 - 2017

    De septiembre a abril, el mejor momento para visitar una marisquería en Madrid

    marisqueria en madrid

    “¿Centollos? no, centollos en este tiempo no, Touriño… Eso tiene que ser en los meses con “r”: enero, febrero, …”. Se trata de una parte del cómico diálogo de la película Airbag, pero, en lo sustancial, este dicho forma parte de la cultura popular que pasa de generación en generación, especialmente en Galicia. Y este dicho tiene su por qué.

    Gran parte del marisco gallego tiene veda en los meses de mayo, junio, julio y agosto con el objetivo de proteger las especies en el ciclo de reproducción, ya que es durante estos meses cuando las hembras desovan.

    Esto, sin embargo, no afecta a todas las especies. Porque si los meses con “r” son los apropiados para consumir mariscos como el centollo, el buey de mar, las nécoras, las cigalas o los berberechos, la época estival es la idónea para disfrutar de mejillones, navajas, ostras y langostas.

    Y aunque gracias a la acuicultura, los innovadores sistemas de refrigeración de las distribuidoras de mariscos y la importación de especies es posible comer marisco de calidad durante todo el año, los meses que van de septiembre a abril son los óptimos para darse una buena comida o cena en una marisquería en Madrid y degustar un buen centollo, una nécora o un delicioso buey de mar fresco procedente de las zonas del litoral gallego. Es en esta época cuando estos mariscos gallegos tienen textura más firme y carne más sabrosa y, por tanto, la ideal para comerlo simplemente cocido y poder reconocer los sabores únicos de estos mariscos.

    Telefónica implementa el Big Data en el Museo Reina Sofía

    Metafase lanza nuevo sitio web