24 - 11 - 2017

    Los jóvenes emigran a Reino Unido, Francia y Alemania en busca de nuevas oportunidades

    jovenes-desempleo-union-europea

    Las dificultades económicas han llevado a muchos jóvenes a emigrar para buscar su futuro en otro país. El pasado año, según datos del INE, 98.934 españoles abandonaron nuestro país con destino al extranjero, lo que supone un 23% más que en 2014.

    Una cifra a la que Uniplaces, servicio de alojamiento para estudiantes, añaden que “trasladarse al extranjero para buscar un empleo es una opción que cada día tienen más en mente los jóvenes. De hecho, en una de nuestras encuestas el 82% de los jóvenes españoles se plantea marcharse al extranjero en un futuro para iniciar su carrera laboral”.

    Los principales destinos a los que emigraron los españoles el pasado año fueron Reino Unido, Francia, Alemania y Estados Unidos aunque, desde Uniplaces, plantean otras cinco regiones menos habituales para quienes piensen trasladarse en busca de un empleo.

    Joaquín Mencía, CEO de la compañía en España, afirma que “existen otros países que a pesar de tener las tasas más bajas de desempleo de la Unión Europea entre los menores de 25 años, no suelen ser tenidos en cuenta porque no son los más populares, suele desconocerse cómo se encuentra el mercado laboral en dicho país o se tiende a buscar destinos con un nivel adquisitivo más alto sin valorar si realmente nos compensa económicamente”.

    Según datos de la compañía, el 42% de los jóvenes selecciona el país al que emigrar en base a las oportunidades laborales que hay en él. Holanda o a la República Checa, tienen ahora mismo una tasa de desempleo juvenil se sitúa en torno al 10%. No obstante, se advierte que “mientras que el salario mínimo en Holanda es más del doble que en España, al superar los 1.500 euros al mes, en la República Checa éste se sitúa en torno a los 366 euros por lo que antes de decidirse es conveniente hacer cálculos sobre el coste de la vida y el sueldo al que podemos optar”.

    Otros posibles destinos serían Malta, Austria y Finlandia, países en los que la tasa de desempleo entre los menores de 25 años se sitúa en torno al 11%. Además, los salarios medios de Austria y Finlandia se encuentran entre los más elevados de la Unión Europea, superando en ambos casos los 3.600 euros al mes, “aunque, esto depende del sector en el que se trabaje ya que, por ejemplo, en Finlandia, los salarios específicos los determinan los convenios colectivos y no existe un salario mínimo fijado por ley”, detallan desde Uniplaces. Por el contrario, en Malta sí existe un salario mínimo estipulado legalmente que ronda los 728 euros al mes, es decir, superior al que tenemos en España.

    El coste de volver a casa por Navidad de los universitarios españoles

    Telefónica invierte en IoT para mejorar la eficiencia energética