24 - 04 - 2017

    Hacer un regalo en momentos inesperados aumenta la autoestima

    regalar-aumenta-autoestima

    La empresa de publicidad y comunicación MyTarger ha recogido datos de una serie de estudios que demuestran que los beneficios de regalar en momento inesperados aumentan la autoestima de las personas.

    Y es que tras las navidades, fechas típicas en las que realizamos y recibimos todo tipo de regalos, parece que el acto de regalar pasa a un segundo plano.

    Sin embargo, numerosos estudios indican que el regalo no solo es algo material sino que supone un intercambio social y emocional con infinidad de beneficios. Cumpleaños, fechas señaladas, aniversarios o San Valentín son algunas de las fechas clave para regalar, pero… ¿por qué no regalas durante todo el año? ¡El factor sorpresa está de tu parte!

    Numerosos estudios psicológicos a lo largo de los años han demostrado los beneficios que supone regalar: ese intercambio social y emocional entre dos personas implica demostrar empatía poniéndose en el lugar del otro, aumenta la creatividad y sube la autoestima.

    En el año 2010, dos psicólogas de la Universidad de Hertfordshire (Reino Unido) calificaron el hecho de hacer regalos como un intercambio social y comunicativo común a todas las sociedades humanas. Regalar se constituye como un acto comunicativo en sí, transmitiendo un mensaje a la otra persona sin necesidad de palabras. De este modo, se trata de un mecanismo para mantener y reforzar lazos sociales.

    Así mismo, según un estudio publicado en “Journal of Experimental Psychology’, el que realiza el regalo obtiene mayores beneficios que la propia persona que lo recibe. Esto ocurre cuando un presente ha sido muy pensado y escogido a conciencia por el regalador que, además, intenta plasmar de algún modo una parte de sí mismo en el objeto elegido.

    Son muchas las personas que prefieren dar a recibir regalos por lo que algunos psicólogos reconocen el grado de empatía y altruismo que los mismos demuestran al ponerse en el lugar del otro para acertar con el presente. Los psicólogos también reconocen la carga mental que puede suponer la búsqueda del regalo perfecto.

    Sumado a todo ello, un estudio publicado en 2006 en la revista ‘Proceedings of the National Academy of Sciences‘ (PNAS) demostró que hacer un regalo es una experiencia positiva capaz de aumentar la autoestima. En efecto, nuestro cerebro activa ciertas áreas de bienestar cuando realizamos un presente y estos beneficios son mayores cuando damos que cuando recibimos.

    Conociendo todos los beneficios que supone regalar, ¿por qué no lo haces más a menudo?  Un buen regalo debe ser creativo y práctico,  y no tiene por qué implicar el desembolso de una gran cantidad de dinero. Este 2017 apuesta por el regalo sorpresa.

    Abertis, incluida por primera vez en los índices FTSE4Good

    Los valores de un montañista aplicados a la vida empresarial