Pasajeros consideran que los cruceros son una amenaza para los cachalotes