Países Bajos apuesta por eliminar las señales de tráfico