15 - 12 - 2017

    Astic en la presentación del Plan de Estrategia Logística

    plan-estrategia-logística

    El Ministerio de Fomento con su titular, Ana Pastor y el Secretario de Estado, Rafael Catalá a la cabeza, presentó la nueva Estrategia Logística en la ciudad de Cádiz con la presencia de Astic entre otras varias asociaciones y representantes de los sectores público y privado.

    Astic se ha congratulado desde un principio por la iniciativa de la Sra. Ministra de diseñar un plan estratégico encaminado a impulsar y desarrollar el sector de la logística y el transporte en España. Consideramos que una planificación estratégica con esos objetivos era muy necesaria para nuestro sector y para nuestro país.

    No obstante, pasando de lo general a lo concreto hay algunos aspectos sobre los que queremos dar a conocer la posición de nuestra organización.

    Comenzando por lo que nos resulta más positivo, queremos aplaudir aspectos como el anuncio de una ley que abarque de forma más extensa la compleja realidad del sector, o la integración, junto al actual observatorio de transporte, de la actividad logística que nos permitirá manejar datos fiables y de más fácil y exacto tratamiento.

    Que la Unidad Logística dentro del Ministerio vaya a tomar cuerpo de naturaleza en cuanto a continuidad en el tiempo y dotación de medios para que el rumbo del plan se mantenga y para que  los diferentes actores, asociaciones y entes públicos mantengan la necesaria coordinación y foco en el tiempo es uno de los aspectos que queremos resaltar desde Astic como más positivos.

    Resulta esperanzador también que el propio Ministerio de Fomento sea consciente de que es necesario mejorar la eficacia de las terminales intermodales que de él  dependen directamente, empezando así a asumir que  la gestión de Adif y Renfe Operadora no es imputable a terceros, sino al propio Ministerio de Fomento que es el que marca sus  directrices y selecciona y elige a sus Presidentes, a los Consejos de Administración y a los equipos directivos.

    El contar, por ejemplo con la elaboración de un mapa logístico completo de nuestro país que evidencie los centros de consumo y los de producción, importación y exportación junto a los más importantes nodos de transporte y de gestión logística, no nos puede merecer sino la más positiva de las consideraciones.

    Así mismo, aplaudimos lo que el plan contiene de integrador entre ferrocarril y carretera al contemplar el concepto de “autopistas ferroviarias” que faciliten y potencien el que los camiones puedan alcanzar muchos más destinos geográficos en modo aún más eficiente. Este concepto, en  paralelo a las “autopistas marítimas” que ya conocemos, pone de relieve, a través de la semántica, como cuando se quiere dotar de connotaciones de flexibilidad y eficacia a un modo de transporte distinto a la carretera se le añade la palabra “autopista”. Extender la carretera más allá del asfalto, a las vías férreas y al mar nos parece un símbolo muy adecuado de cómo debe realizarse la comodalidad.

    Es también positiva la promesa de crear una ventanilla única para facilitar los trámites para los diversos modos que la actividad de transporte ofrece en la actualidad. Y tampoco podemos dejar de valorar como muy acertado el impulso que desde el Ministerio se propone dar a que el Gobierno desarrolle planes de formación reglada encaminada a dotar al sector de los profesionales que los nuevos retos demandan ante la globalización.

    Echamos en falta, no obstante, en esta presentación del plan una mayor atención al sector de transporte por carretera desde el punto de vista de modelo empresarial, nos falta una decisión inequívoca del Ministerio y del Gobierno por eliminar todas las distorsiones de carácter impositivo y de costes sociales que vienen favoreciendo en nuestro país la atomización del sector de transporte por carretera. En nuestra opinión, si las empresas de dicho sector no pueden alcanzar la dimensión adecuada no será posible una equilibrada interlocución e integración con otros modos de transporte y ello llevará al fracaso de cualquier estrategia de desarrollo ya que la carretera es y seguirá siendo el modo por el que la inmensa mayoría de las mercancías se muevan dentro de España y hacia otros países.

    Reducir los problemas a un asunto de masas y dimensiones de los camiones o a una prometida “coordinación” de las restricciones a la circulación, que mucho nos tememos pueda acabar en un aumento de las mismas, es demasiado simplista y superficial.

    A este respecto queremos subrayar, una vez más, que la creación de corredores por los que los camiones puedan circular 24 horas al día, 365 días al año debería ser un punto irrenunciable si se quiere dotar al sistema en su conjunto de una mayor eficacia y eficiencia y sacar, al mismo tiempo, el máximo partido de las inversiones realizadas en autovías y autopistas por nuestro país en los últimos años. En este aspecto juega también, en nuestra opinión un papel fundamental la flexibilización de las regulaciones de tiempos de conducción y descanso que la Administración española debería comprometerse a defender en el seno de la Unión Europea dada la posición geográfica de España respecto a los grandes centros de población y actividad económica del centro y norte de Europa.

    Por otro lado para tener una completa visión del plan, necesitaremos conocer en mayor detalle cómo se van a invertir los 8.000 millones de euros que dicho plan comprende y eliminar cualquier duda sobre las fuentes de los mismos, pues podría darse la paradoja de que se plantease una financiación de las ayudas a unos modos a través de la fiscalización de la actividad de carretera. Al mismo tiempo que esperamos que la liberalización prometida respecto a la operación ferroviaria se convierta en propuestas concretas y en una realidad que permita la gestión empresarial en un adecuado equilibrio de mercado.

    Para el final queremos dejar nuestra “expectación” respecto a la actuación que desde el Ministerio y desde el Gobierno en su conjunto, se vaya a llevar a cabo en favor del engrandecimiento de lo que se viene denominando “Marca España” como plataforma internacional de entrada y distribución de mercancías, lo cual creemos imprescindible para el desarrollo del sector del transporte y la logística, un sector que, como sabemos, es un elemento creador de empleo y riqueza hoy pero que debe crecer de forma radical en los años venideros si el plan tiene éxito. Esa y no otra será la medida que nos dirá si la iniciativa de Ana Pastor y su equipo logró o no sus objetivos.

    Recientemente, Astic criticó las recientes declaraciones del presidente de Adif, Gonzalo Ferre, en las que reclamaba un aumento de la fiscalidad para el transporte de mercancías por carretera como modo de promocionar el uso del ferrocarril.

    Fundación Icil informó sobre la nueva ley aduanera

    CEL y Busco el Mejor presentan informes sobre Sector de Alimentación

    Deje un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.