18 - 12 - 2017

    Nueva Ley de Etiquetado de Alimentos chilena impulsa la adaptación tecnológica

    Etiquetado

    La nueva Ley de Etiquetado de Alimentos chilena que regirá a partir del próximo 27 de junio obligará al sector a una modernización tecnológica. Sin ir más lejos, el segmento estima que se modificarán entre el 70% y 80% de las rotulaciones impresas en los envases.

    A raíz del cambio de normativa, la industria alimentaria y de consumo masivo deberá implementar un vistoso disco pare negro en el rotulado de sus envases, advirtiendo sobre el exceso de calorías, azúcares, sodio o grasas saturadas presentes en los productos.

    Esta normativa exigirá esfuerzos de diversa índole a un sector que en 2015 evidenció un crecimiento de 5,3% en sus ventas, de acuerdo a las cifras entregadas por la Asociación Gremial de Industrias Proveedoras (AGIP), que reúne a las principales empresas del rubro.

    Sin embargo, la misma entidad proyectó un 2016 complicado, y calculó en 200 millones de dólares (175 millones de euros) el costo por el cambio en las etiquetas de todos los productos actuales.

    A raíz de esta gran transformación, la industria que realiza copacking ya está aportando con la innovación necesaria para enfrentar este proceso. La multinacional de logística APL Logistics implementó equipos automatizados que permiten la aplicación superior, lateral o inferior de etiquetas autoadhesivas con el símbolo “Semáforo” en productos guiados adecuadamente a través de una cinta transportadora.

    “Todo esto independiente de las dimensiones, tipos de empaques, diferentes medidas y peso de cada unidad”, explica Alejandra Araya, ejecutiva de negocios para Copacking APL Logistics Chile.

    Araya añade que “estos equipos pueden duplicar los rendimientos de los procesos manuales, lo que se traduce en un buen precio por unidad y mayor velocidad en la entrega de los productos terminados”.

    En la actualidad, la solución se aplica con importantes beneficios en tiempo, calidad y, sobre todo, precio. “La idea fundamental es no aumentar el costo final del producto y tener buenos tiempos de respuesta para disponibilizarlos en las góndolas”, apunta Araya.

    Crecimiento industrial de la zona euro se debilita en abril

    Chile necesita una importante inversión en infraestructuras

    Deje un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.