26 - 09 - 2018

    Puerto Seco de Antequera comenzará las obras a principios de 2019

    Puerto Seco de Antequera comenzará las obras a principios de 2019

    El Puerto Seco de Antequera (España), también llamado Megahub Andalucía, comenzará las obras a principios de 2019, gracias a que la Junta de Andalucía ha aprobado el Plan de Ordenación del puerto malagueño. Sin embargo, la aprobación definitiva del plan de construcción llegará por parte de la Consejería de Medio Ambiente, la cual autorizará las obras de la primera fase del espacio logístico.

    En realidad, la primera actuación requerirá una inversión de 40 millones de euros, de los cuales 17 millones de euros los presentará la Junta de Andalucía, mientras que el resto de la inyección los aportará la iniciativa privada. Se trata de un espacio de 113 hectáreas, en el que se utilizarán 91 hectáreas para gestiones logísticas.

    De modo que, el espacio tendrá una nueva terminal ferroviaria, además de parcelas logísticas y de uso terciario, las cuales prestarán servicio a las compañías de transporte que se instalarán en la zona. En concreto, el plan funcional comprende unas 334 hectáreas, que se dividen en cinco sectores.

    El espacio logístico se encuentra en un lugar estratégico, ya que el Puerto Seco se encuentra en el cruce de los corredores Atlántico y Mediterráneo de la Red Transeuropea de Transporte. Por lo tanto, el Puerto Seco de Antequera será una buena oportunidad para la comercialización de la zona, pues permitirá la implantación de diversas compañías logísticas en grandes parcelas.

    Por otro lado, el Puerto de Tarragona ha recibido un total de 16 ofertas para construir el edificio dedicado a la formación de estibadores en el muelle de la Rioja. En la competición por obtener la licitación de las obras, empresas como Copisa Constructora Pirenaica, CPI, MIJ Grúas y Cobra Instalaciones y Servicios han presentado sus proyectos a la Autoridad Portuaria.

    Puerto de Gijón otorga proyecto de ampliación y ordenación del muelle norte

    Operadores marítimos prefieren combustible bajo en azufre antes que al scrubber