12 - 12 - 2017

    Oregón propone incrementar impuestos del combustible

    EEUU estudia aumentar los impuestos de gasolina y diesel

    La financiación de las infraestructuras de transporte en los Estados Unidos depende de los recursos recaudados a través de los impuestos del combustible. Desde 1994, el impuesto que grava los combustibles se ha mantenido congelado, lo que ha agotado los fondos que deberían financiar las infraestructuras de transporte, obligando al Gobierno norteamericano a dedicar otras partidas de presupuesto a rescatar el Fondo Fiduciario General de Autopistas.

    El impuesto de combustible se ha mantenido en los últimos años en  23,4 centavos para el diesel y 18,4 centavos para la gasolina. Estos ingresos representan el 90% de los ingresos del Fondo Fiduciario de Autopistas de cada Estado, pero la cantidad de dinero que permite recaudar este impuesto es cada vez menor, estimándose por parte de la Oficina de Presupuesto del Congreso que en 2015 existirá un déficit de 15.000 millones de dólares.

    A principios de esta semana, el congresista Earl Blumenauer presentó una propuesta de legislación que aumentaría gradualmente los niveles de impuestos federales de combustible existentes, en 15 centavos de dólar en los próximos tres años. La idea está recogida en la Ley de actualización, promoción y desarrollo del transporte esencial en EEUU, que toma como referencia el informe de Simpson-Bowles, emitido por una comisión bipartidista solicitada por Obama.

    Junto con el informe Simpson- Bowles, esta ley de actualización del transporte aprovecha las recomendaciones de la Policía Nacional de Transporte y de la Comisión de Impuestos, que aboga por aumentar el impuesto a la gasolina de 25 a 40 centavos de dólar y el impuesto de diesel en 15 centavos, así como la indexación a las tarifas de la inflación. Por su parte, la Comisión Nacional de Financiación del Transporte, recomienda aumentar el impuesto a la gasolina en 10 centavos y los impuestos del diesel en 15 centavos de dólar, teniendo además en cuenta el índice de inflación.

    El proyecto de ley ha sido recibido positivamente por la Asociación Americana de Transportistas (ATA) cuyo CEO señaló que la falta de inversión en las carreteras es una enorme carga para la industria del transporte, aumentando los costes de los viajes y afectando a la competitividad del país al no haber confianza en el sistema logístico.

    Fiat medalla de oro según World Class Manufacturing

    Plan de Empresa 2014 para el Puerto de Huelva

    Deje un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.