24 - 11 - 2017

    Nuevo muelle de la Química en el Puerto de Tarragona

    La finalización de las obras del muelle de la Química, al finalizar el verano, supondrá incorporar casi 20 nuevas hectáreas, al pasar el muelle de 17,6 a 35,8 hectáreas de superficie total. La inversión privada en este muelle sumará entre 30 y 40 millones de euros y en la ampliación se moverán unos cuatro millones de toneladas de mercancías más.

    Otra de las infraestructuras prioritarias para el actual equipo directivo de la Autoridad Portuaria de Tarragona (APT) es la Zona de Actividades Logísticas (ZAL), equipamiento sin el que la terminal de contenedores no puede crecer, según aseguró Josep Andreu, presidente del puerto. El Plan Especial de la ZAL está actualmente en tramitación y la idea es concluir el año con la preurbanización hecha.

    El principal obstáculo para el desarrollo de la ZAL es el ayuntamiento de Vila-seca, que quiere la garantía total de que sus playas no se verán perjudicadas por esta infraestructura, pero “la relación es buena y en las próximas semanas empezaremos a trabajar con ellos”, precisó Andreu.

    También es básica para el crecimiento de la terminal de contenedores la nueva estación intermodal del puerto, proyecto en el que se invertirán un total de 2,5 millones de euros y que tendrá capacidad para mover 400.000 contenedores anuales. La primera fase de esta estación intemodal ya ha concluido y ahora debe iniciarse la segunda.

    Con estas infraestructuras, el Puerto de Tarragona afronta el corto y medio plazo con la intención de seguir ganando tráficos, a la vez que los diversifica, y manteniendo su apuesta por el medio ambiente.

    Tal y como destacó Josep Andreu el viernes, durante la presentación de los resultados económicos del enclave en 2012, “la apuesta por la diversificación es clave” y la idea es llegar a 2015 con un 50% del tráfico correspondiente a los graneles líquidos y el 50% restante dividido a partes iguales entre carga general y graneles sólidos.

    En 2010, los líquidos representaban el 59,74% del tráfico de Tarragona, los sólidos el 28,92% y la carga general, un 11,35%.La apuesta por la diversificación es complicada, como reconoció Andreu, porque, en el caso de los contenedores, “la coyuntura económica no ayuda y la competencia en este tráfico es feroz”.

    El presidente del Puerto de Tarragona señaló que “nuestra terminal de contenedores es un proyecto joven pero todos, tanto la terminal como los estibadores y la autoridad portuaria, estamos haciendo un gran esfuerzo para aguantar la terminal hasta que podamos consolidar nuevas posiciones”, que pasarían por conseguir que nuevas navieras apuesten por Tarragona. Otras líneas de trabajo que se están desarrollando tienen como objetivo “traer más tráfico de coches, recuperar el tráfico de fruta y convertir Tarragona en un hub para la pasta de papel”.

    Entregas de e-commerce a través de quioscos de prensa

    Complejo logístico comercializado en Llobregat

    Deje un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.