23 - 11 - 2017

    Trabajadores de metal para almacenes logísticos

    La modernidad ha traído consigo una mejora en la eficiencia, rapidez y reducción de costes en los almacenes logísticos de todo el mundo, y las nuevas tecnologías han permitido la automatización de muchos de los procesos de las cadenas de suministro, tanto de grandes compañías como de empresas locales. Sin embargo, en los próximos años se asentará un nuevo escalafón en la evolución de las naves logísticas y la supply chain: la incorporación de robots como herramientas de trabajo comunes para suplir o mejorar las tareas de los trabajadores humanos.

    ¿Qué tipo de tareas están llevando a cabo los robots logísticos que funcionan en la actualidad? ¿Qué beneficios generan en las empresas? ¿Qué riesgos corre el capital humano que trabaja codo con codo con estos inagotables hombres de metal?

    Casos de éxito

    Una de las principales pruebas de que los robots han llegado para quedarse en el sector logístico es el caso del gigante del e-commerce Amazon, que ha revolucionado el centro logístico de Tracy en el estado de California (Estados Unidos), incorporando robots entre los 2.500 trabajadores de las instalaciones.

    Esta tecnología surgió a raíz de la compra de Kiva Robots en 2012 por parte de Amazon para acabar convirtiéndola en Amazon Robotics, cuyas creaciones se han implantado hace unos meses en el almacén que la compañía posee en Polonia mediante la incorporación de 270 robots. Estas herramientas gestionaron 200.000 unidades de inventario durante las pasadas navidades.

    La tecnología incorporada permitió en un principio gestionar 456 productos por segundo hasta un total de 36,8 millones de envíos durante el día con más pedidos del año en Estados Unidos, al tiempo que se entregaban paquetes a Los Ángeles y a todo el Condado de Orange en un plazo máximo de dos horas.

    Sin embargo, Amazon ya se prepara para expandir la octava generación de revoluciones logísticas en Amazon, tal y como explica la compañía. A finales de octubre de 2015, Amazon decidió extender por sus 29 centros logísticos de Europa los avances en logística que ya utilizaba en Estados Unidos y cuyo diseño permite interactuar a hombres y robots para reducir el tiempo necesario para gestionar los pedidos de horas a minutos.

    El objetivo de esta octava generación de revoluciones logísticas es que los robots que comenzó usando Amazon en trece ciudades estadounidenses lleguen a los centros logísticos de Europa en función de la demanda.

    Amazon-robots

    Por su parte, Kerry Logistics, el proveedor de servicios de logística, introdujo seis mayordomos robóticos totalmente automatizados y programados en su instalación insignia PC3 en Hong Kong en septiembre de 2015.

    Estos robots se despliegan en el centro de cumplimiento de la orden donde se procesan las órdenes de venta tomadas en tiendas o mercados de comercio electrónico. Las órdenes de venta se transmiten a los mayordomos robóticos a través del sistema de gestión de almacenes propiedad de Kerry Logistics (“WMS”).

    Este sistema indica los elementos correctos que deben ser recogidos utilizando un proceso de iluminación en el que cada artículo se sigue a través de los códigos de barras. Actualmente, los mayordomos robóticos operan 24 horas al día, los siete días de la semana, y pueden recoger 280 artículos por hora en comparación con los 50 elementos que se recogen en el curso normal.

    Audi-robots-transporte

    Además, las pruebas de Audi en su fábrica de Ingolstadt (Alemania) con dos robots que transportan de forma independiente los coches desde la línea de producción hasta un área interna de almacenaje han permitido que los robots coloquen los coches según sea su destino y, posteriormente, los empleados de logística los carguen en sus respectivos vagones de tren.

    El proyecto utiliza dos robots llamados Ray que funcionan de forma autónoma. Este robot consta de un marco de seis metros de largo por tres de ancho, con sensores que le permiten determinar tanto la posición como las dimensiones de un coche para ajustarse a su tamaño. El robot se acopla a las ruedas y levanta el vehículo hasta unos diez centímetros.

    Un software de control asigna un espacio en el que el robot puede aparcar el coche. De este modo, automóviles de hasta 5,3 metros de longitud pueden ser desplazados y almacenados de forma autónoma. Este sistema consigue un ahorro de espacio y mejora el tiempo de preparación de los envíos.

    Mientras tanto, el fabricante alemán Beumer ha lanzado al mercado un nuevo dispositivo semiautomático que agiliza la descarga de diferentes paquetes, proporcionando un mayor rendimiento y un trabajo ergonómico para los operarios de mensajería y paquetería.

    El ‘Beumer Parcel Picker’ trabaja de manera semiautomática, permitiendo la descarga eficiente de unidades agrupadas sin esfuerzo físico y aumentando el rendimiento en los centros logísticos de servicios postales exprés.

    La solución se ha desarrollado de manera que el dispositivo sea fácil y seguro de operar. Además, las empresas pueden aumentar su capacidad de rendimiento hasta las 2.500 unidades de embalaje por hora.

    El manipulador de paquetes tiene un diseño ergonómico y está suspendido en el centro de gravedad sin añadir mucho peso, por lo que no es necesario que el trabajador lo transporte o lo cargue. Además, las unidades de embalaje no necesitan ser levantadas en ningún momento, por lo cual no supone un esfuerzo físico para el trabajador.

    Caso diferente es el de un almacén de Bilbao, donde los robots son carretillas elevadoras que pesan ocho toneladas cada una y que transportan una pesada carga de gaseosa de forma autónoma.

    “Funcionan con un láser que mide las diferentes distancias entre las paredes del almacén”, comenta el ingeniero electrónico Vittorio Cavirani. “Estas medidas dan a los robots su posición espacial. Las máquinas son capaces de moverse por diferentes caminos de una forma precisa, milimétrica”.

    Sin embargo, Cavirani señala que “dejar que varias máquinas se desplacen de manera autónoma en un espacio como éste constituye un verdadero reto. Deben calcular el trayecto y la velocidad, y hacerlo de una forma segura. La seguridad es una cuestión fundamental”.

    Para lograr la tecnología necesaria que permita la autonomía de trabajo de las máquinas, ingenieros electrónicos han desarrollado sofisticados dispositivos incorporados en su estructura que permiten a los robots reconocer el entorno, seguir trayectos y evitar chocar con obstáculos.

    Cesare Fantuzzi, ingeniero electrónico, dice que “los principales componentes son varios sensores que observan y controlan si hay personas a esquivar en torno al robot”. Los científicos también explican que para llevar a cabo esta tecnología fue clave el desarrollo de una percepción eficiente donde tomaran un papel activo los sistemas de escáneres láser y de visión 3D.

    Sergiu Nedevschi, ingeniero informático, explica que “los sistemas ofrecen descripciones del entorno que rodea a las máquina”. “Detectan el suelo, los obstáculos, rastrean estos obstáculos para detectar su velocidad de movimiento y, finalmente, los clasifican en móviles o fijos”.

    Por su parte, el grupo logístico DB Schenker ha implantado 65 robots en su centro de Arlandastad (Suecia) en 2016. El servicio automatizado, denominado ‘Carry Pick’, se encarga de la preparación de pedidos online y de la gestión de devoluciones. Gracias al sistema, Schenker espera fortalecer su servicio ecommerce.

    Carry Pick está enfocado a compañías con un gran volumen de negocio online. Los robots móviles son capaces de operar 1.150 estanterías con hasta 35.000 referencias diferentes, llegando a procesar 40.000 órdenes al día en una superficie de 6.000 metros cuadrados.

    La nueva solución ofrece una gran flexibilidad y eficiencia, aumentando un 60% la productividad en la organización de pedidos, con un ahorro del espacio del 20%. Asimismo, el software de gestión de todo el sistema de la firma facilita su instalación en otros centros de la empresa y la incorporación de nuevos clientes.

    Los almacenes automatizados con nuevas tecnologías no son de aplicación exclusiva al sector de la automoción o el ingeniero. De hecho, el Grupo Costa, experto en cruceros turísticos, será el primero en probar robots humanoides en su flota a raíz de la firma exclusiva con la compañía francesa Aldebaran por valor de más de un millón de euros a finales de 2015.

    Aldebaran suministrará robots ‘Pepper’ al Grupo Costa. Pepper es el primer robot mundial en leer las principales emociones humanas y es apto para mejorar la experiencia de los huéspedes y ayudarles a bordo de la flota de las marcas del Grupo Costa: Costa y AIDA.

    Pepper-robot-Grupo-Costa

    “Con un robot emocional a bordo de un crucero, estamos una vez más siguiendo con nuestra tradición de innovación. Para nosotros, éste es un importante paso hacia un futuro digital para nuestras marcas. Estoy seguro de que a nuestros huéspedes les encantará Pepper”, afirma Michael Thamm, CEO del Grupo Costa.

    “Estoy muy feliz de que el Grupo Costa nos haya dado esta oportunidad. Pepper ha sido creado para interactuar con humanos, sus emociones y necesidades. Creemos que encajará perfectamente para mejorar la experiencia de los viajeros de AIDA y Costa Cruceros”, dice Fumihide Tomizawa, presidente de Aldebaran y la corporación SoftBank Robotics.

    Pepper ya ha completado un período de prácticas a bordo del AIDAstella, superado con creces, demostrando su navegabilidad a la vez que interactúa con clientes y la tripulación.

    La primera remesa de Peppers se unirá a la tripulación y empezará a ayudar a bordo del AIDAprima y del Costa Diadema la primavera de 2016, guiando a los huéspedes al embarcar y mientras éstos estén a bordo. También estarán disponibles para dar recomendaciones y consejos a los restaurantes, eventos y excursiones.

    De cara al verano de 2016, el resto de robots se unirán a la tripulación a bordo de la flota de Costa y AIDA.

    Estos ejemplos son solo una pequeña muestra de lo que ya está en pleno rendimiento en las empresas que operan por todo el mundo y, a la vista de los primeros resultados obtenidos, no se trata de una tecnología en extinción, sino que es más que probable que los robots levanta-coches o los camareros de metal sean percibidos un aspecto más del día a día cotidiano de aquí a unos años.

    Cláusulas españolas que cubren robos de mercancías pecan de poca especificidad

    Perú sigue incrementado sus exportaciones a Corea del Sur

    Deje un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.