19 - 11 - 2017

    Tribunal de Tennessee condena fraude en test a los conductores

    Tribunal de Tennessee condena fraude en test a los conductores

    El Tribunal Federal del Estado de Tennessee ha dictado sentencia condenatoria contra Elizabeth Pope por un delito de fraude en los test de drogas y alcohol que los conductores estadounidenses deben pasar obligatoriamente.

    El Tribunal ha condenado a Elizabeth Pope a un total de ocho meses de arresto domiciliario y cuatro años de libertad condicional por un delito de fraude postal con el objetivo de defraudar a las empresas en los resultados de las pruebas de drogas y alcohol de los conductores.

    El caso se hizo público el pasado mes de abril tras la denuncia de la empresa InTransit LLC. En los resultados de los test de drogas y alcohol enviados a la empresa, Elizabeth Pope utilizó la firma de un médico que había trabajado con anterioridad con ella, al no poder ella firmar los documentos por no ser médico.

    La cantidad de dinero defraudada por Elizabeth Pope a InTransit supera los 100.000 dólares (algo más de 80.000 euros).

    Ésta no es la primera vez que Estados Unidos persigue un delito contra los conductores por fraude de identidad. De hecho, a principios de julio, la policía de Pennsylvania y el Departamento del Transporte de los Estados Unidos advirtieron de la existencia de una mujer que se hacía pasar por médico y realizaba exámenes de salud a los conductores.

    Contratación de naves logísticas en Barcelona alcanza los 132.096 metros cuadrados

    Ejecutivos de FedEx discutieron sobre el impacto transformador de las TIC

    Deje un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.