15 - 12 - 2017

    Robots voladores para mejorar la industria

    Los drones, también conocidos como “vehículos aéreo no tripulados” están viviendo una época de esplendor ya que son la estrella de multitud de proyectos e investigaciones para diferentes sectores: paquetería, distribución, transporte, seguridad nacional, asistencia social, etc. Sin embargo, hay expertos de la logística como Gabor Gasko que consideran que en poco tiempo se deshinchará la burbuja de esta tecnología y pasará un lustro hasta que vuelvan a ponerse de moda, una vez que ya se haya avanzado suficientemente en la legislación y las investigaciones como para poder implantar esta tecnología a nivel industrial y libre de percances.

    Por lo pronto, Roberto Pérez Antelo, arquitecto técnico y piloto de dron, explica que “hay que entender los drones como una herramienta que sirve de soporte a otra; es decir, el dron y el equipo que lleva; por ejemplo, cámaras de distintos tipos para sus respectivas finalidades”.

    En este sentido, el dron podría acabar siendo imprescindible como sustento para el resto de productos que deben ser empleados en cualquier actividad.

     

    Ya están entre nosotros

    Aunque muchas personas todavía creen que los drones son un proyecto en desarrollo a nivel industrial y que no son posibles de ver en funcionamiento más allá que como mero entretenimiento robótico de tiendas especializadas, lo cierto es que algunas empresas ya han empezado a trabajar con drones.

    Sin ir más lejos, Vodafone impulsó el pasado verano de 2015 una iniciativa piloto que estuvo vigente hasta el 15 de septiembre por la cual drones ayudaban con las labores de salvamento en el mar en cinco playas españolas: playa de Cabopino (Marbella), Ribadesella (Asturias), Isla (Cantabria), Cartagena (Murcia) y Benalmádena (Málaga).

    dron-vodafone

    Según explicó Vodafone, ante el avistamiento de un posible percance, dron y socorrista se dirigían hacia el mar. Al llegar antes, el dron actúaba primero lanzando al bañista un salvavidas, dando más margen al socorrista para poner en marcha las labores de salvamento.

    La “considerable” reducción de tiempo a la hora de alcanzar a un bañista (que es el triple en el caso del socorrista) contribuyó “muy positivamente” a las labores de rescate en ahogamientos.

    Los pilotos socorristas ‘Vodafone ONE’ se habían formado con los cursos establecidos por AESA (Agencia Estatal de Seguridad Aérea), que incluyen tanto asignaturas teóricas como prácticas. Además, estos equipos trabajaron en “estrecha colaboración” con los socorristas oficiales de las playas, que se beneficiaron de la velocidad de los dispositivos para ofrecer una primera ayuda que reforzara el protocolo de rescate.

    Para desarrollar esta iniciativa, Vodafone colaboró con la agencia de medios MEC, encargada de idear la acción, crear la estrategia y planificarla. El operador aeronáutico de los drones fue Trabajoscondron.com.

    Del mismo modo, la ciudad de Cartagena también fue lugar de experimentación de drones en otra iniciativa de detección de vertidos de petróleo en el puerto que se llevó a cabo durante la época estival del año pasado.

    En concreto, una flota de vehículos autónomos submarinos y drones aéreos llevaron a cabo un experimento de detección de vertidos de petróleo en aguas próximas al puerto de Cartagena.

    dron cartagena

    El experimento formó parte del proyecto europeo URready4OS, cofinanciado por la Dirección General de Protección Civil Europea y que coordinó la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT).

    Javier Gilabert, codirector del Laboratorio de Vehículos Submarinos de la UPCT y coordinador del proyecto URready4OS, explicó que se pretendía establecer “una flota de vehículos inteligentes de respuesta rápida, entrenados en detección de vertidos de hidrocarburos en el mar”.

    España participó en el proyecto junto con Croacia y Portugal con cinco drones, 20 investigadores y una decena de representantes de empresas. La culminación de la fase experimental del proyecto consistió en simular, mediante colorantes, un vertido de petróleo sumergido y poner en marcha a estos vehículos inteligentes, que tuvieron que detectar la pluma de vertido y monitorizarla.

    La UPCT participó en el despliegue del proyecto con un robot submarino de ocho horas de autonomía. El experimento se hizo con la colaboración de Salvamento Marítimo, uno de los socios de este proyecto, cuyo barco Clara Campoamor fue el centro neurálgico de las pruebas.

    “Hasta ahora se carecía de una herramienta capaz de detectar el vertido de petróleo en profundidad y determinar sus dimensiones y naturaleza. Con este tipo de vehículos se solventará este problema gracias, entre otros aspectos, a unos sensores instalados en los submarinos”, indicó Gilabert, quien añadió que la flota también estuvo compuesta por vehículos no tripulados aéreos y de superficie.

    Ésta no fue la primera vez que se empleaban drones en la elaboración de tareas marítima. De hecho, el astillero japonés Tsuneishi Holdings Corporation ya participó anteriormente en un proyecto piloto junto con V-cube para probar hasta qué punto sería viable el uso de drones en la construcción y mantenimiento de buques.

    tshuneisi dron

    “Es el usuario el que demanda el desarrollo de tecnología aplicada para resolver sus necesidades y es aquí donde entran los equipos de investigación. Se estudian soluciones para cualquier necesidad que pueda ser cubierta desde el aire. Por poner un ejemplo, hay aplicaciones para el sector maderero que mediante un vuelo se hace un modelado del arbolado y, automáticamente, calcula el volumen de madera en función del aprovechamiento según del tipo de árbol”, explica Roberto Pérez Antelo, arquitecto técnico y piloto de dron.

     

    Drones por el mundo

    Además de Estados Unidos, el país por excelencia en pruebas tecnológicas, y los recientes casos que se han producido en España respecto al uso drones, cabe señalar algún otro ejemplo a lo largo del globo terráqueo de países que están incorporando robots voladores para desarrollar tareas industriales.

    El súmun del empeño por el desarrollo de los drones y su consolidación es Ruanda, que recibirá el primer aeropuerto para drones llamado Droneport con el objetivo de llevar material sanitario y todo tipo de mercancías donde ningún otro medio de transporte ha podido llegar hasta ahora. La nueva infraestructura ha sido diseñada por la empresa de arquitectos Foster+Partners.

    Droneport ruanda

    El Droneport es la primera iniciativa de la fundación Norman Foster. La construcción se iniciará en 2016 y está previsto que entre en funcionamiento en el año 2020, al menos parcialmente. El proyecto constará de tres naves entre las cuales habrá una clínica médica, una empresa dedicada a la construcción y reparación de drones y una oficina de correos.

    Por otra parte, Foster+Partner ha asegurado que en la construcción se emplearán mayoritariamente materiales de la zona, evitando el coste añadido que supondría transportarlos desde otras regiones.

    Por su parte, el astillero japonés Tsuneishi Holdings Corporation está participando en un proyecto piloto junto con V-cube para probar hasta qué punto sería viable el uso de drones en la construcción y mantenimiento de buques.

    Las pruebas se desarrollaron en mayo de 2015 durante cuatro días. Los drones se encargaron de tomar fotos para verificar el estado de las grúas y controlar desde el aire las labores de construcción y mantenimiento de los buques. También se efectuaron pruebas para verificar la utilidad de los drones en los casos de emergencia marítima.

    El estudio ha concluido que los drones podrían ser de utilidad en los astilleros mejorando la eficiencia de las revisiones y ayudando a detectar posibles averías que no son fáciles de ver desde el suelo.

    Desde Tsuneishi Holdings Corporation ya han manifestado su intención de seguir haciendo uso de los servicios de V-cube para mejorar la productividad y la seguridad en su negocio de construcción naval.

    Corea del Sur, por su parte, pronto podrá utilizar drones para la entrega de ayuda humanitaria en los casos de desastres naturales debido a una alianza entre el Ministerio de Seguridad Pública y Seguridad para el Alivio de Desastres y CJ Group.

    En la actualidad, el uso de drones en Corea del Sur está permitido para labores de vigilancia, pero no para el transporte de suministros. El acuerdo entre el Ministerio y CJ Group permitirá que ésta sea la primera vez que una empresa privada opere drones en el país asiático.

    CJ Group dron

    CJ Group cuenta con una amplia flota de drones de última tecnología que pueden volar a una velocidad de unos 60 kilómetros por hora durante 70 minutos y alcanzar una altitud máxima de 4.000 metros. Cada uno de estos aviones es capaz de transportar hasta tres kilos de carga.

    Por el momento, CJ Group ha diseñado tres drones especializados para el transporte de ayuda humanitaria y planea fabricar tres más en un futuro inmediato. La implantación del transporte con drones también está creciendo en Estados Unidos ya que Amazon propuso que se abriera una ruta exclusiva en el espacio aéreo mundial para que las aeronaves no tripuladas puedan entregar paquetes a sus clientes.

    Sin embargo, CJ Group no es la única compañía que enfoca sus esfuerzos en el diseño y la creación de drones. De hecho, la empresa fabricante de drones DJI anunció una alianza con la empresa europea de cámaras Hasselblad a finales de 2015 para incorporar el equipo fotográfico a sus drones de alta gama.

    Perry Oosting, presidente ejecutivo de Hasselblad, comentó que “estamos orgullosos de formar parte de DJI, el líder tecnológico y de mercado del segmento de drones”. Por su parte,

    Frank Wang, presidente ejecutivo de DJI, añadió que “Hasselblad y DJI comparten la pasión de ofrecer a los creativos tecnología innovadora que les ayuda a llevar la narración de historias visuales al siguiente nivel”.

     

    El futuro del uso de los drones y su aplicación futura dependerá del desarrollo legislativo de cada país que, probablemente, se verá impulsada en función de la dependencia que se vincule entre los drones y las actividades económicas de las grandes empresas nacionales.

    De momento, las pruebas e investigaciones que se han desarrollado con drones sugieren que estos dispositivos revolucionarán la industria a medio y largo plazo.

    Javier Hernández Colom afirma que los operadores logísticos siguen evolucionando

    Perú aprueba Ley de Exportación de Servicios

    Deje un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.