18 - 10 - 2018

    Colombia reactivó la operación comercial de los corredores férreos Bogotá – Belencito y Dorada – Chiriguaná

    Colombia reactivó la operación comercial de los corredores férreos Bogotá – Belencito y Dorada – Chiriguaná

    La Agencia Nacional de Infraestructura de Colombia, de la mano del contratista Ibines Férreo, han logrado la reactivación comercial de los 876 kilómetros de los corredores férreos Bogotá- Belencito (Boyacá) y La Dorada (Caldas) – Chiriguná (Cesar).

    Según la entidad, en el corredor Bogotá – Belencito la cementera Argos transportará un promedio de 13 trenes al mes con cerca de 3.000 toneladas. Esta línea está en capacidad de movilizar cerca de 1.5 millones de toneladas al año y no estaba activa para carga desde el 2010 cuando fue parcialmente destruida por la ola invernal que azotó el país. Cada uno de estos trenes de carga reemplaza 13 tractomulas, de 39 toneladas.

    Cabe resaltar que este corredor tiene una extensión de 318,3 kilómetros, va desde Facatativá – Bogotá – Belencito e incluye el ramal La Caro Zipaquirá. Actualmente desde Bogotá a Zipaquirá operan 6 trenes de estudiantes entre semana, y de turistas los sábados y domingos, que suman más de 456 mil pasajeros al año.

    A su vez, la institución colombiana indicó que en el caso de la línea La Dorada (Caldas) – Chiriguná (Cesar) la empresa Ismocol tendrá una operación regular para transportar tubería utilizada por Ecopetrol. Este corredor tiene una capacidad para movilizar 5.5 millones de toneladas al año y está conectado con los puertos del Rio Magdalena y con el corredor férreo Chiriguaná – Santa Marta; es además estratégica para la movilización de carga desde el centro del país hacia los puertos marítimos del norte de Colombia.

    Al respecto, el presidente de la ANI, Dimitri Zaninovich, “luego de realizar más de 13 trenes de prueba en los últimos años, en los dos corredores, con acero, cemento, palanquilla de acero, contenedores y bebidas, entre otros productos; hoy logramos consolidar la operación comercial. Esto es una gran noticia para el país porque los trenes empiezan a ser parte de la conectividad que necesitábamos tener. Se consolida una operación que se articula de forma eficiente con los otros modos de transporte como el carretero, el fluvial y el portuario. La infraestructura en la actualidad debe ser moderna y apostarle a intermodalidad”.

    El gobierno colombiano invirtió en la recuperación de estos dos corredores férreos cerca de $420.298 millones de pesos, se rehabilitaron y recuperaron los tramos afectados; se hicieron labores de mantenimiento y control de tráfico que han permitido demostrar a los futuros operadores de carga las condiciones de los corredores para su operación.

    Gobierno de México pedirá controlar emisiones de barcos que surcan los mares del país

    Empresarios de Panamá en desacuerdo por la paralización de un puerto estratégico