15 - 12 - 2017

    Los gerentes de las cadenas de suministro reclaman NAFTA 2.0

    Los gerentes de las cadenas de suministro reclaman NAFTA 2.0

    La Asociación Trans-Pacífico  para impulsar el desarrollo comercial de la región Asia – Pacífico a través del Acuerdo Estratégico Trans-Pacífico de Asociación Económica (TPP),  está más en el aire que nunca, aunque muchos de los términos propuestos en el TPP son todavía un misterio,  las negociaciones entre los Estados afectados han llegado a un punto de inflexión. Tras la última reunión en Singapur el pasado año, los ministros de comercio de los 12 países integrantes de la asociación, no han logrado alcanzar un acuerdo.

    Desde las empresas de logística los responsables de las cadenas de suministro canadienses y estadounidenses, instan a sus Gobiernos a conseguir que el acuerdo incluya medidas a largo plazo que les permitan hacer frente a los cuellos de botella, tanto en el comercio como en la cadena de suministro. Uno de los aspectos más importantes es la modificación de la regulación adoptada tras el 11-S y que está impidiendo la libre circulación de bienes y servicios entre Estados Unidos y Canadá. Otras de las cuestiones importantes reclamadas por el sector son la creación de infraestructuras adecuadas y la eliminación de normativa redudante.

    Desde hace 20 años existe entre la región de Asia – Pacífico un acuerdo destinado a facilitar las relaciones comerciales en la zona, NAFTA. Con la Asociación Trans-Pacífico lo que se busca es crear un NAFTA 2.0, que convierta a esta región en la mayor zona de libre comercio del mundo, acelerando la recuperación económica del hemisferio norte. Así lo ha señalado James D. Philips, presidente y director ejecutivo de Canadian – American Border Trade Alliance, quien también ha instado a los Gobiernos a seguir negociando para alcanzar el acuerdo.

    Según Philips, los acuerdos comerciales adoptados con anterioridad en la zona Asia – Pacífico, estaban destinados casi exclusivamente al comercio de bienes, pero el acuerdo que se pretende hoy en día afecta a muchas más operaciones comerciales, por lo que requiere una importante labor de política exterior y de modificación de legislaciones nacionales.

    Mientras esperan la aprobación del TPP, Estados Unidos y Canadá han reforzado su colaboración a través del Plan de Inversiones de Infraestructura Fronteriza (BIIP), firmado en marzo de 2011. Desde su entrada en vigor, el BIIP ha supuesto importantes inversiones en infraestructuras fronterizas. Los expertos en comercio sostienen que la modernización de los principales pasos fronterizos de la Costa Oeste reducirán los tiempos de espera, aumentarán la fiabilidad de los envíos y reducirán el consumo y emisiones de gases de efecto invernadero .

    Recientemente, los mandatarios de una veintena de países, incluidos China, Japón y México, se reunieron en la cumbre del Foro de Cooperación Económica en Asia-Pacífico (APEC) en la isla indonesia de Bali.

    CEL ya gestiona el Centro de Excelencia Empresarial de Coslada

    DHL gana el Premio Capital

    Deje un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.