16 - 01 - 2018

    La importancia de una buena cadena de suministro en los resultados económicos de su empresa

    Si el precio posible de venta de un producto acaba siendo inferior a los costes que implica fabricarlo y ponerlo a disposición del consumidor o cliente, esa operación ya no es económicamente viable, de ahí la importancia que acaba teniendo la cadena de suministro en los resultados económicos de una empresa.

    Así lo aseguro Josep Bertrán, profesor de Finanzas de la Universidad de Barcelona durante la jornada “El impacto de la cadena de suministro en la contabilidad y en los resultados económicos empresariales” organizada por la Fundación ICIl.

    Bertrán hizo referencia al escenario actual en el que deben moverse las empresas,caracterizado por la falta de crédito y financiación debido a la crisis y porque se está en un mercado en que cualquier competidor puede estar en cualquier parte del mundo, lo cual afecta o incide directamente en la organización de la cadena de suministro.

    Por otro lado, resaltó cómo los inversores o accionistas miden la eficacia en la gestión la empresa, y “no lo hacen en términos de ventas o calidad, que se presupone, sino en términos de coste, beneficio  y rentabilidad”. A raíz de esta realidad, lo ideal para una empresa es siempre entregar el producto de calidad, y en el momento y lugar adecuado. “Pero al mismo tiempo hay que intentar que esto se cumpla al menor coste posible y con el mínimo de recursos financieros necesarios”.

    Cuando en la organización de la cadena de suministro se toma una decisión, hay que tener en cuenta qué costes implica y qué recursos financieros inmoviliza esa decisión. Para Josep Bertrán cualquier empresa debe tener todos los costes contabilizados porque, en muchas ocasiones, algunos costes no se tienen en cuenta pero sí que inciden o afectan a la cadena de suministro, como por ejemplo los costes de la no calidad que pueden generar pérdida de clientes.

    Las empresas, pues, deben ser flexibles para conseguir un equilibrio óptimo entre costes, inversiones y rentabilidad; la organización más rentable es aquella que se adapta más rápidamente a la variación de la demanda.

    Josep Bertrán también hizo referencia a la importancia de los stocks dentro de la cadena de suministro. Cualquier nivel de stock tiene unos costes asociados: el de compra, el de almacenamiento, el financiero, el del personal que lo maneja, el de la seguridad y el de obsolescencia. Por este motivo, Josep Bertrán indicó que a la hora de calcular los márgenes es imprescindible incluir los costes asociados al stock.

    Para finalizar Josep Bertrán añadió que cada euro que se consigue reducir en la cadena de suministro implica obtener una mayor rentabilidad porque en definitiva se está consiguiendo vender más con menos recursos.

     

    Ceva presenta su primer “Centro de Excelencia Logística” en Florida

    Una cadena de suministro más competitiva gracias a la metodología Lean

    Deje un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.