20 - 01 - 2018

    Una cadena de suministro más competitiva gracias a la metodología Lean

    El Lean es una metodología de trabajo ideada para mejorar procesos identificando lo que aporta valor y eliminando lo que no lo genera. Esto produce en las empresas un notable aumento en la productividad, reducción de errores, estandarización del trabajo y mejor gestión y aprovechamiento de los recursos.

    El Lean es una herramienta muy potente para la optimización de cualquier tipo de proceso operativo y administrativo en la cadena de suministro, como son:

    • Planificación
    • Compras y Gestión de Proveedores
    • Aprovisionamiento y Gestión de Stocks
    • Importación/Exportación
    • Almacenaje y Distribución
    • Logística Inversa
    • Gestión documental

    Una cadena de suministro competitiva ha de cumplir los cuatro mandamientos de la nueva era de la experiencia: mantener la calidad para cubrir constantemente las necesidades del cliente, asegurar un plazo de entrega que debe ser inmediato, mantenerse en un coste inferior o igual a lo que se está ofreciendo en el mercado y ser respetuoso con el medio ambiente.

    Con estos cuatro pilares, tal y como destaca Ricardo Catelli, director general de Global Lean, el uso de la metodología Lean consigue “una reducción importante de los costes en la cadena de suministro, además de asegurar el servicio al cliente y generar un ambiente de trabajo donde las personas se dediquen tanto a mejorar como a mantener los procesos y procedimientos”.

    El director general de Global cree que la clave para que una empresa tenga una cadena de suministro eficaz es aplicar la filosofía Lean, observando y midiendo el ciclo total del pedido. Para ello, hay que formar previamente sobre esta metodología para todos los integrantes de la empresa, creando grupos de trabajo multidisciplinares y multijerárquicos.

     

    Estos son los pasos para aplicar el Lean de una forma correcta:

    1- Identificar y analizar los Mapas de Valor sobre todas las actividades de la familia o familias de producto más significativas de la compañía (técnica fundamental para la mejora de procesos, permite conocer de forma detallada el proceso en un solo documento)

    2- Medir el comportamiento del proceso actual, empleando indicadores o métricas que ofrezcan diferentes perspectivas: Calidad, nivel de servicio, tiempo empleado, costes y rentabilidad.

    3- Eliminar las actividades que absorben recursos y no crean valor al proceso. Son todas las cosas por las que el cliente no está dispuesto a pagar.

    4-  Implantar las mejoras obtenidas sobre los sistemas de gestión que permitan obtener ahorros sostenibles e inmediatos.

     

    La importancia de una buena cadena de suministro en los resultados económicos de su empresa

    Logistics 2013 arrancará un año más en Madrid con la participación de importantes empresas del sector

    Deje un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.