23 - 06 - 2017

    Crece el interés por la logística urbana

    Logística urbana

    JLL, acaba de lanzar “Más allá de la última milla”, un informe que analiza cómo la logística inteligente puede ayudar a dar forma a las ciudades del futuro. El objetivo del informe parte del creciente interés en la logística urbana entre los promotores e inversores inmobiliarios, impulsado por el crecimiento del comercio electrónico y la demanda de instalaciones para la última etapa de la cadena de suministro.

    JLL señala como principales conclusiones la previsión de un aumento de la demanda de todo tipo de instalaciones logísticas, incluidas las de transbordo, los centros de consolidación de uso compartido, las instalaciones locales para la “última milla”, los edificios de varias plantas y las instalaciones subterráneas.

    Desde JLL consideran también necesario hallar nuevos modelos de logística urbana que sean sostenibles y potencien la eficiencia, al tiempo que reduzcan los efectos adversos en el medio ambiente y la sociedad, como la contaminación y el ruido.

    Por otro lado, el desarrollo tecnológico puede abordar los objetivos tanto de eficiencia como medioambientales, si bien los beneficios no serán inmediatos. Además, no debería dejarse de lado la tecnología tradicional, ya que echando un vistazo al pasado se pueden encontrar soluciones parciales, como, por ejemplo, el uso de carriles o bicicletas.

    El informe también señala que el aumento de las entregas nocturnas en las ciudades haría un uso más efectivo de la red de transporte en aquellas franjas horarias en las que su capacidad es mayor, lo que reduciría el efecto de las horas punta de tráfico. Además, los aspectos logísticos deben ser una prioridad en la planificación urbana y el diseño arquitectónico.

    Por otra parte, los almacenes y los terrenos aptos para las actividades logísticas seguirán revistiendo una importancia crítica para lograr una logística urbana eficiente, pero si estos procesos se desplazan a lugares demasiado lejanos de las ciudades a las que proveen, las distancias de transporte se incrementarán (del almacén a los consumidores) y, con ellas, las posibles emisiones.

    Y por último sería además necesario abordar las necesidades de las distintas partes interesadas en la logística urbana con el fin de identificar nuevos enfoques que les den respuesta.

     

    Número de industrias peruanas que exportan está en descenso

    México gana posiciones como usuario del Canal de Panamá