21 - 11 - 2017

    Los influencers digitales cada vez más cerca de las empresas

    millenials

    Los llamados influencers digitalism, que acumulan millones de seguidores fieles a sus publicaciones y a sus consejos, se han vuelto vitales para la supervivencia de muchas empresas, y es que, en términos de comunicación de marca, podría, literalmente, no tener precio.

    Gracias al Internet y a las Redes Sociales, ellos se encuentran en todas partes y a pesar de ser muy famosos, pueden pasar inadvertidos por las calles. Además, ahora se han vuelto vitales para la supervivencia de muchas empresas. Son los llamados influencers digitales, que acumulan millones de seguidores fieles a sus publicaciones y a sus consejos – lo cual, en términos de comunicación de marca, podría, literalmente, no tener precio.

    Tal y como escribe Tania Magalhães, Directora de Comunicaciones de PayPal América Latina, el grupo de líderes de opinión quedaba restringido a algunos actores y actrices, cantantes, periodistas, deportistas o a los profesionales de los medios de comunicación.

    Sin embargo, ahora cualquier persona puede dictar la moda. Por eso, las empresas deben comprender lo más rápido posible, que estos blogueros, twiteros, youtubers, snapchaters, vloggers, instagramers y demás términos geek contemporáneos, deben ser piezas fundamentales en sus planes de comunicación.

    De acuerdo con un estudio reciente de eMarketer1, 45% de los consumidores en todo el mundo dependen de sus redes sociales para orientar sus decisiones de compra. Esto no es solo un decir. Las empresas, que no forman parte de este universo online “súper-conectado”, están perdiendo la oportunidad de hacer buenos negocios.

    Aquí entra la buena gestión de la comunicación corporativa. Es preciso que los mensajes estén dirigidos hacia el “nuevo consumidor”, aquel que busca cada vez más información en Internet y quiere encontrarla en canales confiables e influyentes. Esto se debe a que, si bien una elección acertada puede significar olas de éxito en el mercado sin precedente (y aquí hablamos, literalmente, de millones de posibles interacciones), un influenciador malintencionado podría causar estragos en la imagen de su marca.

    El eCommerce avanza con paso firme en Argentina

    Compras online aumentan más de un 70% en septiembre con respecto al verano