Europa lleva a cabo un simulacro de erupción del volcán italiano Estrómboli con el objetivo de evaluar los tiempos de activación, actuación y respuesta para hacer frente a las nubes de ceniza derivadas de la actividad volcánica.