Globalvía, grupo de concesiones de infraestructuras de FCC y Bankia, ha comprado un 30% del capital social de las sociedades que explotan las dos líneas de tranvía de Barcelona, con lo que se convierte en su primer accionista.