16 - 12 - 2017

    La conservación de las carreteras afecta al bolsillo de los ciudadanos

    La Asociación Española de Fabricantes de Mezclas Asfálticas (ASEFMA) advierte que el mal estado de conservación de las carreteras tiene consecuencias sobre el bienestar de los ciudadanos y confía en la adopción de una auténtica política de continuidad destinada al mantenimiento de la red viaria española.

    Una carretera en mal estado aumenta el consumo de combustible de los vehículos, con un aumento del gasto de hasta 34% y una disminución de la vida útil de los vehículos que puede llegar a alcanzar el 25% y también empeora la fluidez del tráfico. En este sentido, se estima que cada conductor español pierde 25 horas al año en atascos, traducidos en unos costes aproximados de 13,5 €/hora en viajes de ocio y más de 26,5 €/hora en desplazamientos por trabajo.

    Por otro lado, un firme en mal estado supone un aumento de hasta un 34% de las emisiones de gases de efecto invernadero, con sus consecuentes problemas medioambientales y riesgos para la salud. El estado de las infraestructuras viarias también está vinculado a la vertebración del territorio y cohesión regional, y afecta, por lo tanto, al acceso a la sanidad, a la educación y al ocio.

    ASEFMA recuerda que 1 euro no invertido hoy en la conservación del firme, supondrá mañana 5 euros de rehabilitación y, en un futuro, 25 euros en reconstrucción. La Red de Carreteras de España requiere una inversión constante de al menos 1.288,89 millones de euros al año. Sin embargo, ahora ya son necesarios más de 5.200 millones de euros para devolver los firmes a un estado aceptable de conservación.

    Por ello, la asociación insiste en la necesidad de una verdadera política de conservación, estable en el tiempo, que elimine los planes de choque, esta opción es la más eficaz en términos económicos y con la que ganamos todos los ciudadanos.

    Jornada para analizar los hurtos y pérdidas en el transporte de mercancías

    Cursos gratuitos para la obtención del carnet de transporte de mercancías peligrosas

    Deje un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.