20 - 07 - 2018

    Comisión Europea impone multas a cártel de transporte de vehículos por mar, que incluye una empresa chilena

    Comisión Europea impone multas a cártel de transporte de vehículos por mar, que incluye una empresa chilena

    La Comisión Europea (CE) ha impuesto una multa de 395 millones de euros a un cártel de empresas de transporte marítimo de vehículos, que incluye a la compañía chilena CSAV, por incumplir las normas de competencia de la Unión Europea (UE). Según indicó la CE, todas las firmas reconocieron su implicación y acordaron resolver el caso.

    En este sentido, el Ejecutivo comunitario anunció hoy sanciones de 76 millones de euros a proveedores de bujías y de 75 millones a suministradores de sistemas de frenado por formar cárteles, de modo que las multas totales comunicadas este miércoles por Bruselas ascienden a 546 millones de euros.

    Al respecto, la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, indicó que “las tres decisiones separadas tomadas hoy muestran que no toleraremos conductas contrarias a la competencia que afecten a los consumidores e industrias europeos”.

    En concreto, la Comisión concluyó que las empresas de transporte marítimo de vehículos CSAV (chilena), ‘K’ Line, MOL y NYK (japonesas), así como WWL-EUKOR (noruega y sueca) estuvieron involucradas en un cártel para el traslado intercontinental de coches nuevos, camiones, cosechadoras y tractores por mar entre Europa y otros continentes durante casi seis años, entre octubre de 2006 y septiembre de 2012.

    Dado que la investigación de Bruselas comenzó con una solicitud de inmunidad de MOL, que reveló la existencia del cártel, la firma nipona evitó una multa de 203 millones de euros. Sin embargo, WWL- EUKOR tendrá que pagar 207,3 millones de euros, NYK deberá abonar 141,8 millones de euros y ‘K’ Line, 39,1 millones.

    La multa a la chilena CSAV asciende a 7 millones de euros, indicó la Comisión Europea. En cualquier caso, esas cuatro empresas se beneficiaron de reducciones en las sanciones por colaborar con el Ejecutivo comunitario.

    En concreto, los implicados coordinaban precios, asignaban clientes e intercambiaban información “sensible” desde el punto de vista de los importes, como los cargos y recargos añadidos a los precios con el objetivo de compensar las fluctuaciones de las divisas o del petróleo. Así, las compañías acordaron mantener el “statu quo” en el mercado y respetar los negocios tradicionales de cada una en determinadas rutas o con ciertos clientes.

    ¿Quiénes se vieron afectados?

    Según la Comisión Europea, la asociación afectó tanto a los importadores europeos de vehículos como a los consumidores finales, pues los automóviles importados se vendían en el Espacio Económico Europeo (EEE).

    También se vieron perjudicados los fabricantes europeos de coches, pues estos se exportaban fuera del EEE, subrayó el Ejecutivo.

    En 2016, en torno a 3,4 millones de vehículos de motor se importaron desde países no comunitarios, mientras que los Veintiocho exportaron más de 6,3 millones de automóviles a Estados terceros. De acuerdo con Bruselas, la mitad de todos esos vehículos fueron transportados por las firmas multadas.

    La nueva Ecociudad del Transporte en la Rioja Baja

    Renfe prevé duplicar crecimiento de usuarios AVE a partir de 2019