16 - 12 - 2017

    Expertos en aviación valoran entregas con drones

    críticas a la idea de Amazon de usar drones para repartir

    El pasado domingo el CEO de Amazon sorprendía a todo el mundo al anunciar en un programa de televisión que su empresa se estaba planteando hacer las entregas de sus pedidos a través de aviones drones sin piloto, un sistema llamado Amazon Prime Air que permitiría entregar al cliente sus productos en unos 30 minutos.

    Esta idea podría suponer toda una revolución en el mundo de la logística, pero la idea de Jeff Bezos no ha tardado en encontrarse con detractores y en sembrar la polémica.

    En las redes sociales, especialmente en Twitter, no han dejado de surgir comentarios que ridiculizan la idea de Bezos, mientras que el Senado de EEUU parece que se ha tomado más en serio la idea de usar los drones para la vida civil y celebrará una audiencia el próximo año a fin de debatir el impacto que podría tener el uso de esta tecnología en la vida civil.

    Uno de los principales impedimentos con que se encuentra la idea de Amazon es que la Agencia Federal de Aviación (FAA) estableció en el año 2007 que este tipo de aviones no debían tener en ningún caso finalidad comercial. No obstante, algunos senadores han manifestado que estos aviones podrían tener un impacto muy positivo en la economía de EEUU si se emplearan con fines comerciales, motivo por el cual la FAA parece estar pensando en cambiar esta regulación de cara al próximo año.

    Expertos en aviación destacan que desde un punto de vista técnico la idea de Jeff Bezos podría ser posible, sin embargo no faltan quienes destacan la dificultad de hacer aterrizar un dron en plena calle o la dificultad de que un avión de este tipo se maneje en mitad de una ciudad llena de coches y viandantes.

    Además existe un riesgo añadido, y es que no faltaría quien estaría dispuesto a piratear el software de estos aviones y hacerse no sólo con la mercancía que transporta sino también con el propio avión.

    Desde luego, un uso masivo de esta tecnología la abarataría y podría hacer que fuera usada con empresas con menos capital que Amazon. Pero todavía existe otro punto negativo a favor de la idea de Bezos, y es que tras los últimos escándalos de espionaje los ciudadanos necesitarían una buena regulación que les asegurase que estos aviones que se moverían con libertad por la ciudad, van a ser empleados únicamente con fines comerciales y en ningún caso para recopilar datos o imágenes de los ciudadanos.

    Por el momento parece que habrá que esperar para ver si los drones llegan a ser parte de la vida civil ordinaria, ya que su uso tiene todavía muchos obstáculos que salvar.

    Puertos cuestionan bajada de tasas

    Costa Cruceros apuesta por el Mediterráneo

    Deje un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.