14 - 12 - 2017

    Puertos cuestionan bajada de tasas

    críticas a la bajada de tasas en los puertos españoles

    Antes del verano desde el Ministerio de Fomento se habló de una posible bajada de tasas en los puertos españoles, a fin de aumentar su competitividad y reforzar su actividad económica que durante el pasado año 2012 aumentó un 4%.

    Los puertos españoles representan un 53% del comercio con otros países de la Unión Europea y la idea de Ana Pastor pasaba por conseguir que esa bajada de las tasas aumentara todavía más la actividad portuaria.

    Hacia el mes de julio esta idea se concretó, anunciando  que se reducirían en un 5% las cuantías básicas de las tasas y medio punto porcentual los gravámenes de las tasas de ocupación, es decir, una bajada de un 8.5%.  Aumentándose además las bonificaciones para el tránsito de ciertos productos como los vehículos nuevos.

    No fue esta la única medida adoptada sino que además se hicieron cambios en materia de régimen concesional; ampliándose el plazo de la concesión hasta los 50 años, eliminándose además barreras a la prestación de servicios, exigiéndose los mismos requisitos a todos los prestadores y racionalizándose las tarifas máximas.

    Han pasado unos meses y el plan del Ministerio de Fomento ha encontrado en su camino más detractores de los esperados, entre ellos el propio Ministerio de Hacienda e incluso el propio Gobierno, que no consideran que esta rebaja sea justificada ni que vaya a ser lo suficientemente eficiente como para aumentar la competitividad de los puertos españoles.

    Pero sin lugar a dudas los más desencantados con esta medida son los profesionales del sector, ya que muchos de ellos están viendo los efectos negativos de estas medidas. La reforma del plazo de concesiones, pasando de un máximo de 35 años a 50 años, está causado estragos en los balances de algunos terminalistas que ya habían hecho sus cálculos y amoldado sus balances a la amortización de la concesión en 35 años, la ampliación de la misma en 15 años más reducirá el impacto de sus amortizaciones.

    Por otro lado, los técnicos consideran que esta medida es ineficiente y que acabará beneficiando únicamente a multinacionales y grandes empresas, que podrán ejercer la presión suficiente para que se les aplique el mayor número posible de reducciones en las tasas; consideran además dudosa la idea de que estas reducciones vayan a transmitirse realmente al cliente final.

    Y prevén que quizá los únicos clientes que pudieran beneficiarse de las reducciones serán las grandes navieras puesto que sólo ellas tienen poder suficiente para negociar que se les aplique una reducción.

    Desde los colectivos más afectados por estas medidas, se aboga por una regulación muy detallada y que tenga en cuenta los subsectores, pues sólo así se asegura que las reducciones en las tasas sean verdaderamente eficientes.

    Pasarán por aeropuertos 2,6 millones de pasajeros este puente

    Expertos en aviación valoran entregas con drones

    Deje un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.