Aeropuertos europeos se preparan para una avalancha de pasajeros chinos