14 - 12 - 2017

    Ford presenta motor diésel EcoBlue con eficiencia de combustible optimizada

    Ford-motor-EcoBlue

    Ford ha presentado el nuevo motor diésel avanzado EcoBlue, que ofrecerá una eficiencia de combustible optimizada y emisiones reducidas de CO2 y óxidos de nitrógeno mediante el uso de tecnologías sofisticadas y un innovador diseño.

    Tomando como referencia el rendimiento y tecnología líderes en el sector de la galardonada gama de motores EcoBoost de gasolina, la gama de motores diésel EcoBlue de Ford impulsará los futuros turismos y vehículos comerciales de la marca con potencias que van desde los 100 CV a los 240 CV. El motor EcoBlue 2.0 cuatro cilindros debutará en las nuevas Transit y Transit Custom.

    El nuevo motor también ofrece un mayor refinamiento al segmento de vehículos comerciales, reduciendo el ruido emitido en 4 decibelios al ralentí. También se ha mejorado la conducción con 1.250 rpm, un 20% más que el motor anterior equivalente, el diésel TDCi 2.2 litros, ayudando así a los conductores de vehículos comerciales a que se enfrenten a sus retos cotidianos.

    Jim Farley, presidente y consejero delegado de Ford Europa, explica que “este nuevo motor aumenta la eficiencia de combustible y reduce las emisiones de CO2 en un 10% en la Transit, que forma parte de la gama más vendida de vehículos comerciales en Europa, reduciendo los costes para nuestros usuarios”.

    La nueva arquitectura de motor ofrece una fricción reducida y un sistema de combustión limpia. Los sofisticados procesos de tratamiento posterior para los gases de escape permiten emisiones ultrarreducidas en línea con los estándares Euro Stage VI que serán implantados en septiembre de 2016, que requerirán una reducción de emisiones de óxido de nitrógeno del 55% con respecto a los estándares Euro Stage V.

    Las avanzadas tecnologías incluyen un sistema de entrada de aire integrado con la aplicación de un puerto espejo para una mejor ventilación del motor; un turbo de baja inercia con materiales de reactor diseñado para aplicaciones a altas temperaturas y un sistema de inyección de combustible de alta presión totalmente nuevo que es más versátil, silencioso y ofrece un envío de combustible más preciso.

    Ford utiliza por primera vez un diseño de conducto de admisión invertido que controla con precisión el flujo de aire a los cilindros, con el flujo en el sentido de las agujas del reloj para los cilindros número uno y dos y al revés para los cilindros número tres y cuatro.

    La organización simétrica garantiza la mezcla uniforme de combustible y aire en las cámaras de combustión de los cuatro cilindros, ayudando a los ingenieros a controlar de manera más precisa la manera en que el motor consume el combustible.

    Mientras se ajustaba el proceso de combustión, los experimentos informáticos utilizaron medidas de más de 1.400 factores que afectan al rendimiento de los tiempos y elevación de la válvula.

    “Nuestro novedoso diseño del conducto de admisión, en combinación con un diseño de cámara de combustión optimizado nos ayuda a convertir combustible en energía de manera más efectiva que cualquier motor diésel que hayamos fabricado nunca”, asegura el Doctor Werner Willems, especialista técnico de Sistemas de Combustión de Ford.

    Los nuevos inyectores de combustible son capaces de realizar seis inyecciones por combustión, y cada inyección se realiza en tan solo 250 microsegundos (0.00025 segundos) y con 0.8 mg de diésel (el equivalente a un grano de azúcar).

    Este diminuto volumen de combustible se inyecta a través de ocho agujeros cónicos de 120 micrones de diámetro cada uno, aproximadamente el espesor de un cabello humano.

    Se ha incorporado al cuerpo de la unidad de inyección una tecnología piezoeléctrica que usa cristales de respuesta eléctrica para controlar de manera más precisa el envío de combustible.

    Los nuevos inyectores cuentan con menores niveles de ruido, un mínimo desperdicio de energía de la bomba de combustible, una mayor respuesta y un rendimiento menos intrusivo del Auto-Start-Stop, además de una corrección de calibración en tiempo real para una máxima eficiencia de combustible.

    El nuevo turbo compacto ha sido específicamente diseñado para enviar más aire a menores revoluciones del motor con respecto al anterior motor diésel TDCi 2.2 litros, lo que genera una sensación ligera y urgente en el rango de revoluciones y hasta 240 Nm de par a 1.250 rpm.

    Una rueda de turbina aerodinámicamente avanzada, fabricada a partir de Inconel, una aleación utilizada en entornos con temperaturas extremas tales como motores de reactores, se ha reducido en diámetro en casi un 10%.

    El rotor de compresión de aluminio aeroespacial se ha reducido en diámetro en un 15%. Estas reducciones permiten una menor inercia y permiten un mayor rendimiento, con velocidades de giro de hasta 240.000 rpm que contribuyen a un bajo régimen mejorado.

    “Un factor importante del que nos hemos dado cuenta a través de la opinión de los usuarios es la creciente tendencia de los conductores de gripar sus motores diésel al pisar el embrague cuando el motor está al ralentí, haciendo que el par a bajas revoluciones sea aún más esencial”, afirma Paul Turner, líder técnico de base de motor de Ford Europa.

    Los rotores del compresor mejoran las tolerancias en dos o tres micrones, más o menos el tamaño de una sola bacteria, incrementando la durabilidad y reduciendo el ruido y la vibración. Una nueva gestión del turbo reduce a la mitad los tiempos de respuesta a solo 110 milisegundos, el parpadeo de un ojo.

    El motor Ford EcoBlue 2.0 litros será el primer motor diésel Ford para vehículos comerciales en lograr unos niveles de ruido, vibraciones y suavidad similares a los de los turismos, contribuyendo así a una conducción más atractiva.

    El nuevo motor emite la mitad de energía de sonido al ralentí que el motor diésel TDCi 2.2 litros. Se ha optimizado la cabeza y el bloque de cilindros, se ha fabricado un marco más rígido y el receptáculo del aceite se ha desarrollado específicamente para ser insensibilizados a la actividad dentro del motor, y las superficies se han diseñado cuidadosamente para incorporar sellos que atrapen el ruido dentro del motor.

    “La estructura básica de un motor puede ejercer de amplificador de los movimientos que tienen dentro de él, igual que una campana. Por ello, hemos intentado desarrollar una campana que no suene demasiado bien”, afirma Dominic Evans, especialista NVH de Ford Europa.

    El rendimiento del motor ha sido puesto a prueba a través del equivalente a 5,5 millones de kilómetros, incluyendo 400.000 kilómetros en manos de usuarios reales, completos análisis en laboratorios y pistas de pruebas de vehículos de Ford y evaluaciones en cada fase de desarrollos.

    El sistema de aceite ha sido diseñado para ampliar la vida del aceite y las piezas que no necesitan mantenimiento incluyen el cinturón del árbol de levas, el módulo del árbol de levas y la bomba de agua.

    “Hemos desarrollado el motor Ford EcoBlue 2.0 litros utilizando la opinión de usuarios de todo el mundo”; asegura Turner. “El versátil diseño incluso impide que se utilice el mismo bloque para aplicaciones de tracción delantera y trasera, y el sofisticado diseño y tecnologías ofrecen una eficiencia de combustible y emisiones que resistirán el paso de los años”.

    A pesar de las novedades en motores, la automotriz alemana Ford ha sido recientemente sancionada por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) de México al haberse acreditado la venta de 4.690 vehículos sin el correspondiente certificado ambiental.

    AmaWaterways presenta su nuevo buque

    Tren magnético empieza a construirse en California

    Deje un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.