13 - 12 - 2017

    Actividad industrial del aeropuerto de Teruel genera nuevos empleos

    Luego de recibir la autorización para el tráfico aéreo el pasado mes de febrero, en el aeropuerto de Teruel se han desarrollado más de 70 operaciones de aeronaves de aviación ejecutiva, aviación comercial, motoveleros, formación de pilotos o vuelos no tripulados, entre otras.

    La concesionaria Tarmac Aragón, que en cinco años creará un centenar de empleos directos, dispone para el inicio de sus actividades de las instalaciones del hangar y la plataforma de mantenimiento, donde ha estacionado esta semana primer avión con el que la empresa, filial de Airbus, comenzará su actividad de estacionamiento y mantenimiento de aeronaves.

    Este avión, el Boeing 747-400 procedente de Frankfurt (Alemania) ha tomado tierra en las instalaciones turolenses tras una ruta de unas dos horas de duración, y ha estacionado en la plataforma habilitada junto al hangar, donde recibirá mantenimiento, dentro de un programa de estacionamiento de larga estancia.

    Estas actividades serán de las principales que tendrá el terminal aéreo y han sido promovidas por el Gobierno de Aragón y el Ayuntamiento de Teruel.

    La generación de empleos es un hecho, y se ampliará a futuro. En la actualidad se están desarrollando las obras de pavimentación, que habilitará una superficie para estacionar unas 80 aeronaves en su primera fase, que estará terminada a comienzos de 2014, y de más de 200 aeronaves cuando concluya la segunda fase, que tendrá una superficie total de 140 hectáreas.

    Con una extensión total de 340 hectáreas, esta plataforma aeroportuaria cuenta con unas características únicas en Europa para la especialización en las actividades industriales de estacionamiento, mantenimiento y reciclado de aeronaves, conocido en el argot aeronáutico como actividad MRO. Un proyecto que supondrá un importante impulso para el desarrollo de la provincia de Teruel y de la Comunidad Autónoma.

    Esta misma semana está prevista la llegada de la segunda aeronave, otro Boeing 747-400, el segundo modelo de aviación comercial con mayor envergadura (tras el Airbus A380), que mide 70 metros de longitud y 19 de altura, puede transportar a entre 400 y 500 pasajeros y tiene un peso máximo de despegue de 440.000 kilos, de los que 180.000 kilos son de combustible.

    Ambos aparatos de carga son propiedad de la compañía holandesa Martinair, que hasta ahora estacionaba sus aeronaves en Estados Unidos, ha informado el Gobierno de Aragón en un comunicado.

    En marcha el Tren Turístico ‘Costa Brava’

    Gobierno modera el alza de tasas aéreas

    Deje un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.