18 - 11 - 2017

    Ley Macron de Francia propiciará la liberalización del sector del autobús

    autobus-francia

    El paquete de reformas económicas que ha impulsado el estado francés en materia de liberalización económica, conocido como Ley Macron y que entrarán en vigor a lo largo de este curso para sanear las cuentas de Francia y alentar la actividad y el crecimiento del país, propiciará la liberalización del mercado de autobuses y supondrá un gran crecimiento de los viajeros que optan por este transporte.

    De hecho, la economía francesa ha sufrido un estancamiento en el primer semestre. Francia ha ralentizado el crecimiento de todos los componentes de la economía a excepción de las exportaciones, según indica la agencia de calificación Moody’s.

    Según un informe elaborado por GoEuro, el sector del transporte en autobús podría alcanzar los cinco millones de pasajeros el próximo año tras la puesta en marcha del texto, respecto a los 110.000 usuarios de 2013.

    Aunque actualmente la red de autobuses se compone de 200 conexiones que unen 61 localidades francesas, la mayoría obliga a hacer transbordo de tren, lo que supone una inversión más alta de tiempo y de dinero para el viajero.

    Tras la liberalización, las rutas de autobuses de largo recorrido proliferarán con la apertura de entre 100 y 150 líneas. La Ley Macron también supondrá la descentralización de la red de transportes.

    Esta descentralización permitirá que los viajeros no tengan que realizar escalas en París, lo que ofrece un plus a los turistas que podrán viajar de forma más barata. Así, la oferta turística también estará abierta a otros perfiles de viajeros, como estudiantes, que buscan viajar a bajo precio.

    A la par, el número de operadores que darán cobertura a los diferentes rincones de la geografía francesa también crecerá atraído por el atractivo del territorio francés. En la actualidad, los destinos más populares para ir en autobús desde París son Burdeos, Lyon o Burdeos.

    Pero no sólo Francia se beneficiaría de la nueva ley ya que países como España podrían, de forma colateral, sacar provecho de ella creando nuevas conexiones que resulten atractivas. De hecho, tras el anuncio de la liberalización del nuevo mercado ya son muchas compañías europeas las que están iniciando su actividad en el país galo.

    DSME recibe nuevo encargo para buques metaneros

    Precio de vuelos se reduce un 15% en otoño

    Deje un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.