17 - 12 - 2017

    Bruselas apoya proyectos de red europea de transportes en España

    Los proyectos prioritarios de la red transeuropea de España podría recibir hasta 3.000 millones de euros de las arcas comunitarias en los próximos siete años para desarrollar proyectos, es decir, para las líneas de ferrocarril y conexiones portuarias básicas que integran los corredores del Mediterráneo y del Atlántico, según las primeras estimaciones de la Comisión Europea.

    El próximo enero, Bruselas iniciará estudios detallados sobre cada uno de los corredores que componen la red europea para contar con “los datos y las prioridades precisas”, lo que permitirá ofrecer unos cálculos más ajustados, pero ya calcula que “España podría recibir 2 ó 3.000 millones de euros” para el periodo 2014-2020, en función de los proyectos que presente, ha explicado a la prensa el experto comunitario en materia de Transportes, Carlo de Grandis.

    Teniendo en cuenta estas estimaciones, el corredor del Mediterráneo puede aspirar a una “magnitud” de inversión comunitaria de “más de 1.000 millones de euros”, ha añadido el experto.

    En cuanto a los plazos, De Grandis se ha mostrado optimista en cuanto a que una mayoría de los proyectos previstos en suelo español, con líneas de ferrocarril interoperables y conexiones eficaces a los puertos prioritarios, “estén en marcha en 2020”, esto es, diez años antes del plazo comprometido por la Unión Europea para el conjunto de la red.

    La línea de alta velocidad que desde este 15 de diciembre unirá Barcelona con París es uno de los ejemplos de las rutas que darán forma al mapa europeo de ferrocarril para pasajeros y mercancías, del que De Grandis ha destacado que es un desarrollo “histórico” porque es la primera vez que se unirán España y Francia por tren,  “sin necesidad de cambiar, ni de esperar en la frontera”.

    Este trayecto se realizará de momento en algo más de seis horas, un tiempo que “no es ideal para viajar en tren”, según reconoce Bruselas, pero que podrá en unas dos horas en el horizonte de 2020 si Francia concluye los trabajos pendientes para acortar estos tiempos.

    De Grandis también ha hablado de la llamada ‘Y’ vasca, de la que ha dicho que los expertos del Ejecutivo comunitario que viajaron al País Vasco el pasado octubre para ver el estado de las obras quedaron “sorprendidos por cómo se ha adelantado”, en especial en el tramo guipuzcoano.

    Además, ha explicado que “sólo faltan tres tramos cortos fundamentales” para que la ‘Y’ vasca pueda funcionar, lo que espera que ocurra “antes de 2018, en 2017 lo más pronto”.

    El funcionamiento de la red transeuropea supondrá “más actividad económica y mayores inversiones extranjeras y exportaciones para España”, ha añadido De Grandis, quien no ha puesto en duda la capacidad del Gobierno para asumir las inversiones necesarias para estos proyectos pese al impacto de la crisis económica en el país.

    “El Gobierno español siempre ha realizado proyectos importantes en infraestructuras y, la mayoría de ellos, bastante baratos”, en comparación con los costes en otros países de la UE, ha explicado.

    Los proyectos incluidos en la red básica europea recibirán entre un 30 y un 50 % de cofinanciación europea, en función del tipo de trazado, a partir del fondo para infraestructuras de transporte, energía y banda ancha incluido en el presupuesto de la UE 2014-2020, cuya dotación es de 29.300 millones de euros para ese periodo.

    Los precios del transporte aéreo suben un 3%

    Nuevo billete combinado AVE-bus a Vielha y Andorra

    Deje un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.