17 - 12 - 2017

    Autocares Blanco Respaldiza instala desfibriladores en sus autobuses VIP

    Autobuses-Blanco-DOC-diploma

    Autocares Blanco Respaldiza ha instalado tres desfibriladores DOC (Desfibrilador Operacional Conectado) de B+Safe en algunos autocares de su flota de vehículos VIP. Este gesto convierte a la empresa bilbaína en pionera en la cardioprotección de sus pasajeros.

    Los equipos de B+Safe se utilizarán en el traslado de clientes VIPs y también en el de los equipos deportivos como los de los clubes de fútbol Arenas Club y Club Portugalete. Además, en el caso de las competiciones deportivas, Blanco Respaldiza pondrá a disposición de los estadios estos equipos mientras se celebra la competición.

    “La instalación de los equipos DOC de B+Safe nos sitúa como la primera empresa del sector en ofrecer cardioprotección a sus clientes en los servicios discrecionales”, señala Jesús Blanco director de Autobuses Blanco Respaldiza. Además, gracias a la portabilidad de los equipos, Blanco Respaldiza tiene previsto ofrecer cardioprotección “en tierra” a sus clientes mientras se preste el servicio.

    Según B+Safe, el País Vasco se sitúa a la cabeza en la cardioprotección de los espacios públicos y privados, y ahora “la empresa bilbaína Blanco Respaldiza lidera la cardioprotección en el transporte por carretera”, señala Nuño Azcona, CEO de B+Safe.

    La cardioprotección es una tendencia emergente orientada a la protección del corazón en caso de episodios cardíacos. En esos casos un desfibrilador puede conseguir que vuelva a latir el corazón de la persona afectada hasta la llegada de los servicios médicos de emergencia.

    Para que las posibilidades de supervivencia ante un paro cardíaco repentino sean óptimas, se debe realizar de forma inmediata una resucitación cardiopulmonar (RCP) que permita mantener el flujo necesario de sangre oxigenada al cerebro hasta que se restablezca el ritmo cardíaco normal mediante la descarga eléctrica suministrada por un desfibrilador.

    El tiempo máximo para aplicar la desfibrilación a una persona que ha sufrido un paro cardiaco repentino es de un máximo de 5 minutos.

    El paro cardíaco es una de las primeras causas de mortalidad en Europa, y en España se dan más 40.000 por año, donde, tras una enfermedad cardíaca, el índice de salvación se sitúa en un 4%, mientras en Estados Unidos se sitúa ya en un 50% gracias a la implantación masiva de desfibriladores.

    El plazo de intervención para salvar a una víctima es de no más de 4-5 minutos. Además, por cada minuto que se pierde, hay un 10% menos de probabilidad de supervivencia.

    París inicia pruebas para implementar la scooter eléctrica

    Anthony Veder fleta un buque a Gasum

    Deje un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.