23 - 11 - 2017

    Eficiencia en carretera depende de anticipar movimientos y ser comedido

    coche-electrico-conductor

    La eficiencia en carretera puede ser una tarea muy sencilla si simplemente se controlan los pedales del coche con mesura y se anticipan los movimientos del resto de conductores.

    Además, deben tenerse en cuenta los desniveles del terreno y los posibles obstáculos que se pueden generar frente al conductor, como el aumento de la densidad del tráfico o un posible embotellamiento ante una salida concurrida de la autovía.

    La conducción eficiente contribuye a cuidar la mecánica y las piezas del coche siempre que no se practique mal, porque en ese caso, podría forzarse la maquinaria del vehículo hasta el punto de que, a la larga, derive en una avería.

    La regla es no cambiar de marcha si, al hacerlo, el motor vibra. Igualmente, si se requiere la potencia del coche para salvar una situación de riesgo o se desea adelantar a otro vehículo, hay que reducir marcha y acelerar con decisión.

    Además, la conducción eficiente permite ahorrar dinero porque no se malgasta combustible, ni se desgastan en exceso los componentes.

    Al final, la respuesta a “cómo conducir de manera eficiente” suele consistir en conducir sin prisas, sin movimientos bruscos y sin pisar el pedal a fondo (ni siquiera en un repecho pronunciado, pues es más eficiente reducir una marcha).

    En la eficiencia en carretera también influye el estado de la calzada. De ahí la importancia del mantenimiento de carreteras. De hecho, el Ministerio de Fomento licitó en septiembre contratos de trabajos para explotar y conservar 520 kilómetros de carreteras españolas en las provincias de Segovia, Madrid y Córdoba. Para llevar a cabo las obras se destinará una inversión de 87,9 millones de euros.

    Avianca suma a su flota el Boeing 787-8

    ODC celebra la entrega de 300 embarcaciones

    Deje un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.