19 - 11 - 2017

    El sector del transporte critica el nuevo impuesto al biocombustible

    fenadismer

    La Federación Nacional de Asociaciones de Transportistas de España (Fenadismer) y la Federación Española Empresarial de Transporte de Viajeros (Asintra) han criticado la nueva fiscalidad de los biocombustibles, que dejaron de estar exentos de impuestos el pasado 1 de enero.

    Las asociaciones han lamentado la medida, que equipara los impuestos que pagan los biocombustibles a los gasóleos y gasolinas, porque supondrá un encarecimiento de los carburantes, uno de los principales costes del sector.

    Desde el pasado 1 de enero, los biocarburantes han dejado de estar exentos de impuestos y, de hecho, tributan igual que el resto de combustibles de automoción.

    Este cambio fiscal afecta a todos los usuarios de vehículos, ya que las gasolinas y gasóleos que se distribuyen en las estaciones de servicio llevan incorporado un determinado porcentaje de biocombustibles, que hasta el cierre de 2012 no pagaba impuestos.

    Según la Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos (CORES), el contenido medio de bioetanol en las gasolinas se situó en 2012 entre el 6 % y el 7,5 %, mientras que los gasóleos incorporaban entre un 8,1 % y un 9,8 % de biodiésel.

    Desde el 1 de enero, el bioetanol paga un tipo impositivo de 424,69 euros por cada 1.000 litros y el biodiésel, de 331 euros, es decir, lo mismo que la gasolina y el gasóleo, a lo que hay que añadir un IVA del 21 %, del que también estaban exentos.

    Fuentes de Fenadismer han asegurado a Efe que la desaparición de estas exenciones supondrá “el incremento automático del precio de los carburantes”, porque, en su opinión, las petroleras lo van a cargar en el consumidor final.

    Desde la asociación apuntan que la subida de precios será, probablemente, “paulatina”, pero descartan la posibilidad de que las distribuidoras asuman el impuesto.

    Consideran “negativo” el fin de la exención porque establecer la misma tributación “supone disuadir el uso de combustibles alternativos” en lugar de fomentarlos.

    El presidente de Asintra, Rafael Barbadillo, ha asegurado a Efe que la medida tendrá un “impacto negativo” porque “va directamente al segundo componente en la estructura de costes” de las empresas del sector, que es el combustible.

    De hecho, Barbadillo ha explicado que las petroleras ya avisaron a finales de año que el combustible se encarecería como resultado de la nueva fiscalidad y que las empresas de transporte de viajeros no pueden repercutir esta subida a los clientes porque sus tarifas están limitadas por la administración.

    El presidente de Asintra ha pedido que los profesionales del transporte puedan disfrutar de una fiscalidad diferente en los carburantes, que suponen el 25 % de sus costes.

    Por su parte, la Asociación de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP) no ha querido pronunciarse sobre el impacto de estos impuestos en los carburantes porque “cada compañía o el propio empresario de la estación de servicio establece su precio” en función “de sus políticas comerciales”.

    Sin embargo, sí destaca en un documento publicado en su página web que la carga fiscal de los carburantes se incrementó entre 2009 y 2012 en 18 céntimos el litro, debido a la subida del impuesto de hidrocarburos, el IVA y los tributos regionales.

    MEX Transporte Urgente inaugura una nueva franquicia en Toledo

    Las empresas de autobuses ven “inadmisible” que el Gobierno promocione el AVE frente a otros transportes

    Deje un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.