La bioseguridad sigue siendo un problema logístico por resolver