Las pymes se adentran en la transformación digital para salvar la campaña navideña