19 - 09 - 2019

    Seat lanza en Madrid y Barcelona un servicio de carsharing para empresas

    Seat carsharing Madrid Barcelona

    Seat, el reconocido fabricante español de automóviles, ha anunciado en las últimas horas que en breve estará disponible su servicio de coches compartidos para empresas en las ciudades de Madrid y Barcelona, algo que será posible gracias a la intervención de su filial Respiro.

    Se trata del segundo paso de una iniciativa que comenzó por parte de la firma del Grupo Volkswagen entre los empleados de su factoría de Martorell, y que ahora se abrirá a todas las empresas que se encuentren interesadas en disfrutar de sus coches eléctricos.

    De hecho, Seat ya cuenta con sus primeros clientes confirmados, ni más ni menos que los abogados del bufete Cuatrecasas de Madrid y Barcelona, quienes ya cuentan con hasta cinco vehículos de la automotriz de gas natural comprimido. Y a ésta se unirá Cepsa más temprano que tarde.

    Arantxa Alonso, directiva ejecutiva de XMOBA, filial de Seat propietaria de Respiro, ha remarcado al respecto de esta atractiva novedad que “ser fabricantes de automóviles también es dar soluciones de movilidad”.

    “La entrada en el carsharing corporativo es un paso adelante para cubrir las necesidades de los ciudadanos y proporcionarles coches por minutos, horas y días, en el centro de la ciudad, en el concesionario y ahora también en el trabajo”, ha añadido la representante de Respiro.

    Desde el segmento de marketing de la compañía han explicado que esta apuesta responde a la creciente necesidad de los usuarios, sobre todo jóvenes, de seguir moviéndose sin tener que hacerse cargo de la compra ni del mantenimiento de un coche.

    En este sentido, debemos recordar además que recientemente el fabricante español también ha presentado su Mii electric, el primer modelo eléctrico que forma parte de su catálogo, y que estará destinado tanto a particulares como a empresas.

    Lotus Evija, el superdeportivo eléctrico de 2.000 CV y hasta 300 km/h

    Norwegian acumula una pérdida de 146 millones de euros