30 - 11 - 2020

    Javier González: “La biometría ha llegado para quedarse”

    director de biocryptology

    Javier González, director de Biocryptology

    El coronavirus ha traído consigo el aumento del teletrabajo y de las compras a través del canal online. En este contexto, la seguridad adquiere más relevancia que nunca, puesto que los consumidores intentan reducir el contacto físico con personas desconocidas para proteger su salud. Así, aparecen soluciones, y se consolidan otras que llevan años en funcionamiento para reducir los contactos a la mínima expresión y brindar seguridad en nuestro día a día.

    Hoy hablamos de biometría con Javier González, director de Biocryptology, empresa especializada en soluciones tecnológicas para mejorar los procesos de identificación mediante el uso de los perfiles biométricos almacenados en nuestros dispositivos.

    ¿En qué consiste la biometría?

    La biometría es una forma de medir nuestros segmentos biológicos (flujo sanguíneo, huella dactilar, iris de los ojos, etc.) como un proceso de identificación. Actualmente, los smartphones modernos incluyen sistemas de identificación biométricos. En Biocryptology, a través de nuestra app gratuita, utilizamos esa biometría de forma transversal para ofrecer agilidad, seguridad y comodidad a los usuarios. 

    En pagos online, la normativa vigente (PSD2), obliga a identificarnos como usuarios y podemos hacerlo de tres formas distintas:

    1- A través de algo que se tiene.

    2- A través de algo se sabe

    3- A través de algo que se es. Esto es la biometría y se impone como un método muy seguro porque un pin se puede intercambiar con mucha facilidad, pero nuestra huella dactilar no. 

    La normativa PSD2 hace referencia a las siglas Payment Services Directive y es la segunda directiva que regula los pagos online. En España, el BOE puso su entrada en vigor el 25 de noviembre de 2018 a través del Real Decreto-Ley 19/2018. El objetivo prioritario es “promover, en particular, un entorno que propicie el desarrollo ágil de las transacciones de pago, unas reglas comunes respecto a su operatividad, un abanico suficientemente amplio de opciones de pago para los usuarios y unas normas de protección efectiva a los usuarios de servicios de pago”.

     

    “En Biocryptology apostamos por un sistema de biometría transversal que ofrece agilidad, comodidad y seguridad a los usuarios”

     

    ¿Qué puede aportar la biometría en el contexto actual?

    Principalmente seguridad en nuestro día a día. Actualmente, si compramos online nos suelen preguntar nuestro nombre o el DNI, pero no es un mecanismo seguro. A través de la biometría, podemos ayudar tanto al que envía un paquete como al que lo recibe. Además, trae consigo el valor añadido de que nos permite evitar el contacto físico porque nos ahorramos el tener que firmar un papel o una tablet cuando recibimos una entrega. Con nuestro sistema se captura un código QR, que mejora el proceso de identificación y otorga más seguridad.

    ¿Qué hace especial a Biocryptology?

    Nosotros no ponemos el foco en un único sector, además no tenemos una base de datos que guarde datos biométricos de los usuarios porque entendemos que en términos de seguridad no es lo más apropiado. Trabajamos desde la transversalidad porque el usuario quiere comodidad, no quiere tener muchas apps para realizar diferentes procesos, por eso nosotros lo integramos todo en una. Aportamos simplicidad y comodidad.

    javier gonzalez de la empresa biocriptology

    ¿Qué retos tiene el sector para mejorar su aceptación por parte del público?

    Considero que hay dos aspectos clave actualmente. Por un lado, está el tema de la confianza. Aunque lleva años en funcionamiento y convivimos con la tecnología, necesitamos ganarnos la confianza del público. Por otro, es que muchas industrias quieren aportar soluciones propias, lo que provoca que la gente tenga recelo de utilizar esta tecnología porque no sabe qué se hace con sus datos. Uno de los retos en este sentido es aportar seguridad y confianza en el tratamiento de los datos para dejar claro que no se van a utilizar con otros fines.

    ¿Dónde se encuentra el sector actualmente? ¿Qué expectativas de crecimiento prevés?

    Hoy en día, el 90% de la población podría utilizar la biometría, aunque todavía estamos muy lejos de esas cifras. Estamos alrededor de un 4% de utilización y hay un largo camino por delante, pero ya es imparable. La digitalización es inevitable y ya no hay marcha atrás, la biometría ha llegado para quedarse. El comercio electrónico es el ejemplo más claro. Muchas empresas lo tenían abandonado y ahora se han dado cuenta de que es un elemento indispensable de crecimiento. Yo creo que en 3-4 años tendremos una gran aceptación por parte del gran público. 

    Un robot paletizador es capaz de desplazarse de forma autónoma con un AGV

    Linde Material Handling lanza una nueva carretilla contrapesada eléctrica