26 - 10 - 2021

    Baoli prepara sus modelos de carretillas para el trabajo en cámaras frigoríficas

    Baoli carretillas cámaras frigoríficas

    Con el objetivo de responder a la enorme demanda sobre este tipo de almacenamiento, Baoli prepara sus carretillas para cámaras frigoríficas. El fabricante de elevadoras y equipamiento para almacén se encuentra inmerso en un proceso de adaptación de sus modelos más recientes a las condiciones extremas del trabajo en frío.

    En este sentido, la compañía persigue dos propósitos fundamentales, siendo el primero de ellos evitar el deterioro más veloz que habitualmente sufren los componentes electrónicos, y el segundo, alargar la vida útil de las máquinas.

    Gracias a un tratamiento especial que se les realiza, estas carretillas elevadoras pueden entrar y salir de las cámaras frigoríficas cuantas veces sea necesario, sin que ello suponga un problema. Especialmente interesante es el motor eléctrico IP 54, con características especiales que impiden que el agua penetre en su interior.

    Estas maquinarias también han sido modificadas para que sus cables, recubiertos por una protección a prueba de agua, no sufran las consecuencias de esta exposición constante. En tanto, el aceite hidráulico para bajas temperaturas consigue que se alcance un rendimiento a la altura de las circunstancias.

    Son estas cualidades técnicas únicas las que consiguen que las carretillas de Baoli rindan ofrezcan las mismas prestaciones tanto en almacenes a temperatura ambiente con en ámbitos con hasta -20° C.

    Y a eso debemos sumarle la tampoco menor protección frente a la humedad, un tratamiento anticorrosión que la mantiene a raya para preservar el interior y la estructura de la carretilla, evitando ese desgaste que puede no observarse a simple vista, pero que es el que muchas veces las deja fuera de funcionamiento.

    CSAV consiguió utilidades históricas en el primer trimestre de 2021

    BYD fabricó el coche eléctrico número un millón