27 - 05 - 2022

    ¿Cómo optimizar la gestión de un almacén?

    Transpaletas eléctricas

    La distribución y el almacenaje de cualquier material o paquete es uno de los sectores que está en pleno crecimiento en la actualidad. La pandemia ha acelerado la preferencia por la compra online, debido a su comodidad y rapidez lo que propicia una demanda de paquetes de forma más regular. En este caso, la organización y gestión del almacén logístico que los alberga será fundamental para lograr que cada caja de cartón que contiene el producto solicitado por cada usuario, llegue a su destino a tiempo. 

    Con el fin de lograr una mayor optimización del material y la administración de los almacenes, existen diferentes herramientas como las transpaletas eléctricas o las manuales que facilitan la organización y contribuyen de forma activa a la consecución de las etapas por las que debe pasar un paquete hasta su entrega. 

    Transpaletas eléctricas: herramientas para la organización en los almacenes

    La transpaleta eléctrica supone una mejora de la calidad de vida del trabajador respecto a la utilización de la transpaleta manual al ser la máquina la que ejerce la fuerza de tracción. Así, esta permite una mejora en cuanto a la facilidad de levantamiento de los palés y de su manejo y distribución. Esto supone una ventaja notable en el manejo de grandes volúmenes en grandes distancias dentro del propio almacén ya que permite reducir el tiempo que es dedicado a su desplazamiento.

    Con las transpaletas manuales, sin embargo, es el operario el que ejerce la fuerza de tracción para mover la carretilla que puede soportar entre 2.000 y 3.000kg. A diferencia de la eléctrica, ocupa menos espacio, no obstante, es menos recomendable para distancias largas.  

    Gestionar un almacén

    La transpaleta eléctrica y la manual son dos herramientas para estructurar un almacén. Sin embargo, es necesario tener unas ciertas nociones de organización de forma previa al almacenaje de cualquier tipo de paquete

    • Tráfico relativo a los productos almacenados tanto humano como de la periodicidad y afluencia de los paquetes. 
    • Buen etiquetado para conseguir optimizar la accesibilidad a la mercancía. Dependerá de si esta debe permanecer más o menos tiempo en el almacén y de su tamaño para su posterior desplazamiento. 
    • Optimizar la capacidad de almacenaje con el fin de no perder espacio en huecos vacíos y, por tanto, la oportunidad de almacenar más mercancía. 

    En definitiva, contar con un buen plan de gestión logístico, además de las herramientas necesarias para poder llevarlo a cabo se convierte en fundamental en el proceso y desarrollo de la actividad de un almacén.

    Los aeropuertos de Rio de Janeiro serán privatizados en 2023

    Por razones ambientales se paralizan dos proyectos portuarios en México