29 - 07 - 2021

    Los depuradores vuelven a ser atractivos para armadores

    depuradores scrubles

    Es cada vez más atractiva la idea de que a los buques de nueva construcción se les instalen depuradores (scrubbers), debido a las expectativas de la ampliación de los márgenes de precios entre búnkeres.

    Los analistas creen que esto puede alimentar un resurgimiento de las instalaciones de estos dispositivos en los astilleros, que cayeron en picado en 2020.

    De acuerdo a un reporte de Lloyd´s list, un diferencial de precio de US$50 dólares pone a la recuperación de la inversión de una orden para un depurador de gases de escape en cinco o seis años, lo que todavía justifica la aplicación de la tecnología a un proyecto de construcción naval, afirma un experto.

    La economía del depurador se está perfilando a favor de las inversiones en nuevas construcciones en lugar de las naves en funcionamiento, incluso cuando el diferencial de precios del combustible se mueve sustentando la aplicación de la tecnología de reducción de emisiones de gases contaminantes.

    Según cálculos, el costo de instalar un depurador en un buque de nueva factura asciende a aproximadamente dos tercios del de la adaptación de un buque existente.

    Adrian Tolson, director de Blue Insight, sugirió además con esta estimación, que las inversiones en depuradores se romperán aún más pronto para las nuevas construcciones. Los depuradores pueden tardar más tiempo en instalarse a bordo de los buques que han entrado en funcionamiento, explica.

    Se mantiene la congestión de buques tanque GNL en el Canal de Panamá

    Puerto Antofagasta se abre a empresarios paraguayos